•  |
  •  |
  • END

La Policía y el Ejército Nacional afirmaron que lo ocurrido en la operación “Halcón Negro”, donde falleció un policía y otros dos resultaron heridos, no lo calificarían como un error, sino que es algo que forma parte del trabajo de los militares. La jefa policial afirmó que, hasta la fecha, en los 31 años de fundación de esta institución, han muerto casi 600 policías.

La mañana de ayer, las lágrimas y el llanto no paraban por parte de los familiares del subcomisionado póstumo Luis Alberto Romero, e incluso de la misma directora de la Policía. Romero fue llevado a su última morada en el cementerio Jardines del Recuerdo, carretera a Ticuantepe. Él se rindió a la muerte luego de resultar baleado en el sector de Simalila, comunidad de La Tronquera, del municipio de Waspam, en un enfrentamiento con narcotraficantes.

“Yo no diría falla. El ser policía desde asumir el compromiso ante la bandera de la patria, estás seguro y consciente de que corrés el riesgo de morir en cualquier momento… no es el primero ni va a ser el último. Lamentablemente, ya estamos llegando a los 600 policías que han caído en el cumplimiento del deber en estos 31 años de vida institucional”, expuso Granera.

Este miércoles, Granera sostuvo que los militares requirieron a los narcos, lo que indica que tuvieron tiempo para interactuar con ellos.

El jefe de Relaciones Públicas del Ejército, coronel Juan Ramón Morales, se sumó a las declaraciones de la jefa policial, y agregó que ninguna bala de los militares hirió a los tres oficiales. “Ambas instituciones desarrollamos un proceso de planificación y organización para el despliegue de las operaciones; por supuesto que para esta operación estábamos bien coordinados”, aseveró.

Sobre tumbadores de droga

Un agente policial que omitió su nombre, informó que mientras las fuerzas especiales de la Policía y el Ejército se liaban a tiros, un grupo de comunitarios de Sandy Bay, disfrazados como soldados de la Fuerza Naval, ejecutaron un operativo contra los traficantes --que identifican como colombianos--, con el propósito de quitarles la droga, el dinero y las armas.

“No tenemos ninguna noticia de este hecho, lo que les puedo asegurar es que el operativo ‘Halcón Negro’ continuará. Éste es un trabajo de inteligencia, vamos a operar y a golpear en el momento preciso; el operativo no se abortó con esta trágica muerte de nuestro hermano”, aseveró la jefa policial. El coronel Morales también dijo que el Ejército desconoce el hecho.

Granera señaló que “nosotros le quebramos (a los narcotraficantes) 20 células, y ellos van a intentar crear otras 20 células; nosotros le cerramos una puerta y ellos van a intentar abrir una ventana, es decir, ésta es una lucha de David contra Goliat. Es un monstruo que tiene recursos ilimitados y que no van a desistir de sus intentos por la posición geográfica de Nicaragua”.

Ortega prometió ayuda

El presidente Daniel Ortega no se presentó a los honores póstumos que recibió Romero en el edificio Plaza El Sol, tampoco llegó al entierro de éste en el cementerio, pero según la única hija del fallecido, Fátima Romero, de 19 años, el mandatario prometió vía telefónica ayudar a su familia.

“Él nos dijo que nos iba a facilitar un terreno para una casa, y dice que él nos va a apoyar en lo que pueda y yo le pedí que por favor me solicitara una beca estudiantil, él me dijo que me iba a ayudar en lo que pudiera. Dice que no nos va a dejar desamparadas y que nos va a estar ayudando”, dijo Fátima, quien actualmente cursa el cuarto año de secundaria y desea estudiar la carrera de periodismo.