•   LAS MINAS, RAAN  |
  •  |
  •  |
  • END

Como grupos de expresión delincuencial que hasta actúan como sicarios calificaron autoridades del Ejército y de la Policía a los armados que, en los últimos meses, han ejercido cierto poder entre los habitantes asentados en un extenso territorio rural ubicado entre Kukalaya arriba y Risco de Oro, jurisdicción que comparten Rosita, Bonanza, Waspam y Puerto Cabezas, cuatro municipios de la Región Autónoma del Atlántico Norte del país.

Aunque la mayor actividad punible la concentran en el robo en sus distintas modalidades, así como en cultivar y traficar marihuana, además de violaciones en perjuicio de jovencitas campesinas.

Esa zona de 17 comunidades parece ser una pequeña Ciudad Juárez, donde la gente está a merced de la delincuencia, inclusive del crimen organizado y hasta narcotráfico, por lo que se respira un aire de puro terror.

Tienen su propio panteón

Las evidencias: 30 personas fueron asesinadas a tiros y a machetazos por sujetos armados organizados en los dos últimos años.

Pobladores de ese lugar que temen ser identificados, aseguraron que las bandas o grupos de expresión delincuencial, hasta han creado su propio panteón para enterrar a sus víctimas.

En esa necrópolis se encuentra Dionisio Álvarez Hernández, ejecutado a tiros en presencia de una hija de cinco años la mañana del 23 de junio de 2009, en Risco de Oro.

De igual manera, Bismarck López, asesinado el año pasado en ese mismo lugar, además de los hermanos Rider y Euladio Bravo González. Estos últimos ejecutados el 13 de octubre de este año.

Estos crímenes son apenas una pequeña muestra de esa estela de terror que siente la población mestiza de dichos grupos armados en esa zona.

Los familiares de los asesinados, como el padre de los hermanos Bravo, Gregorio Bravo, aseguraron que los armados amenazan de muerte para que no se denuncien los crímenes atroces que cometen.

Es por ello que los facinerosos llegan con lujo de violencia a las casas para violar a mujeres, jovencitas campesinas, sobre todo. La mayoría de las víctimas prefieren callar para no perder la vida.

Llama la atención que por esa zona sobrevuelan avionetas a baja altura, y al parecer descargan bultos.

Eso es lo que trata de averiguar el Ejército, afirmó ayer el jefe del comando militar de montañas en Las Minas, coronel José Francisco Ruiz Sandino.

Corredor de narcotraficantes

El coronel Ruiz aseguró que han recibido información que entre la zona de Risco de Oro, Kukalaya arriba y el cerro Bolivia, se ve y se oye una avioneta monomotor que sobrevuela cada 15 días.

Se presume que esa zona pueda estarse utilizando como corredor de narcotraficantes.

“Estamos trabajando sobre eso (identificar la aeronave), y cumpliendo con el plan permanente de seguridad en el campo, y ya tenemos resultados”, dijo el jefe militar.

El resultado al que se refiere el coronel Ruiz es sobre un grupo de expresión delincuencial, que decidió autodesarticularse con la entrega de las armas.

Se trata del grupo de siete hombres que dirigía Rogelio Landero Torres. Éstos le entregaron al mayor Félix Antonio Rugama, un fusil AK, dos rifles calibre 22, tres escopetas y tres revólveres calibre 38.

Fuerzas del Ejército, al mando del mayor Rugama, presionan a tres grupos más para que entreguen las armas y establecer un clima de paz y convivencia en ese lugar.