Luis Galeano
  •  |
  •  |
  • END

El Embajador de Nicaragua en La Haya, Carlos Argüello, considera que la demanda de Costa Rica ante la Corte Internacional de Justicia, CIJ, da la razón a Nicaragua de que la controversia sobre el último caño en la desembocadura del Río San Juan, es un tema de límites que debe resolverse ante los tribunales. Además, hizo énfasis en que la Corte no podrá detener el dragado del Río San Juan.

Argüello regresó a Nicaragua para fortalecer la demanda que presentarán con los aspectos que interesen al país y rechazar las peticiones de Costa Rica ante la CIJ. El embajador no reveló cuándo será presentada la demanda de Nicaragua.

“Nicaragua había anunciado que el foro adecuado para tratar este problema era la Corte Internacional, así que el hecho de que Costa Rica haya acudido a la Corte viene a confirmar lo que Nicaragua viene sosteniendo. Éste es un problema jurídico que tiene que resolverse por la vía judicial”, explicó Argüello.

En ese sentido, aseguró que la CIJ no puede detener los trabajos de dragado en el San Juan, a través de medidas cautelares por la demanda presentada por Costa Rica, y planteó que Nicaragua estaría ejerciendo su derecho ratificado por la sentencia de ese mismo tribunal.

“Francamente, la Corte no puede decirle que Nicaragua no tiene derecho de draga, ¡no puede decir eso!”, expresó Argüello, quien además resaltó que la petición sobre el Colorado no fue sacado de la manga, sino que fue discutido en el juicio anterior y consta en la contramemoria.

Sobre los mapas, el jurista recordó que si bien fueron presentados por Nicaragua en La Haya, quedó reflejado que la desembocadura del San Juan estaba sujeta a revisión.

Costa Rica espera terminar con el dragado

Por su parte, el embajador de Costa Rica en La Haya, Jorge Urbina, dijo esperar que Nicaragua termine con las labores de dragado y retiro de los militares en la zona que ha generado la disputa entre ambos países.

El jueves, Costa Rica demandó ante la Corte por aparentes daños ambientales y supuesta violación a su soberanía, en la que pide medidas cautelares como frenar el dragado y el retiro de militares.

Como las medidas cautelares duran entre 2 y 3 meses, el gobierno costarricense espera que de buena fe Nicaragua le conceda sus peticiones.

“No es obligatorio, pero hay una historia consolidada que un país demandado suspende lo que está haciendo, en prueba de buena fe y respeto al tribunal (de la CIJ)”, dijo al diario La Nación el embajador Urbina.

Lo del Colorado

Por otra parte, Argüello resaltó el planteamiento del Presidente de la República, Daniel Ortega, de pedir la navegación sobre el río Colorado, mientras duren los trabajos de limpieza del río San Juan.

Así, recordó que, en 2007, en la contra memoria que presentó Nicaragua estableció que se reservaba el derecho de transitar por el río Colorado mientras no estuviera habilitada la salida del río hacia el Mar Caribe.

Argüello explicó que en ese entonces Nicaragua también se reservó el derecho de demandar a Costa Rica por el desvío de las aguas del San Juan por el Colorado y los daños ambientales que ellos signifiquen.

Según Argüello, está clarísimo que el objetivo de toda la controversia iniciada por Costa Rica pretende evitar que Nicaragua recupere el río San Juan. Tal decisión señala los intereses de Costa Rica, pues debilita todos los negocios que han desarrollado alo largo de centenares de kilómetros que usufructúan los beneficios del agua desviada a través del Colorado.

50 años más y perdemos todo el río

“Cualquier intento que haga Nicaragua de recuperar el río está en contra de los intereses de Costa Rica. Ellos como siempre tratarán de impedir que Nicaragua haga uso de su río, y con el paso del tiempo, si Nicaragua no hace nada, dentro de 50 años, ya lo que queda del delta del San Juan habrá desaparecido completamente; lo único que quedará es el Colorado”, explicó Argüello.

Por otro lado, el Foro de Mujeres para la Integración Centroamericana, Fmica y miembros del Comité Consultivo del Sistema de la Integración Centroamericana, demandan que los gobiernos de Costa Rica y Nicaragua resuelvan esta situación por la vía del diálogo binacional. También que atiendan las recomendaciones de las instancias internacionales y que haya un lenguaje responsable y de paz que evite la xenofobia.

Ambientalistas: Nicaragua superior en humedales

Las organizaciones ambientalistas se pronunciaron en respaldo a las acciones emprendidas por el gobierno y rechazaron que exista daño ambiental dramático con los trabajo de limpieza del río y que se han tomado las medidas técnicas pertinentes.

"Por lo cual, también rechazamos las declaraciones emitidas por el canciller costarricense René Castro ante la Convención de Humedales Ramsar. Por el contrario, los humedales mejor conservador son los que están en territorio nicaragüense, en la Reserva Biológica Indio Maíz y el refugio de Vida Silvestre de Río San Juan", reza el pronunciamiento leído por el científico Jaime Incer Barquero.

También el Frente Nacional de la Resistencia Popular de Honduras, al igual que el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, FMLN, abogaron porque haya un diálogo bilateral y sin condiciones.

“Respaldamos la instalación de inmediato de un diálogo entre ambas naciones, como lo propone el Gobierno de Nicaragua, para que la Comisión Binacional, instalada desde 2005, y las comisiones técnicas, continúen con la delimitación de fronteras y amojonamientos”, recomienda un comunicado del FSLN.


Con la colaboración de Sylvia Hernández.

Alemán y su vida de “Pachá”

El ex presidente y ex reo Arnoldo Alemán ocupó la tarjeta para gastos personales en viajes oficiales y particulares a 40 países de todos los continentes.

Algunos de los viajes fueron a lugares exóticos como la isla Bali, en Indonesia, donde gastó 15,000 dólares en una tarde. Bali es una pequeña isla situada a mitad de la cadena de islas del archipiélago indonesio, al noroeste de Sumatra, en la frontera de Nueva Guinea.

Además, en Estados Unidos, Alemán gastó casi medio millón de dólares, la mayoría en compras de ropa y mercaderías varias.

También realizó otros viajes a Tailandia, Singapur, Filipinas, Egipto y la India, donde Alemán y su comitiva gastaron más de US$225,000.