•  |
  •  |
  • END

La producción de viceministros en el Ministerio de Educación no para. Ayer durante un acto realizado por la Policía de Tránsito, Francisco Bonilla Olivas fue presentado como vicetitular de dicha institución, por lo que sería el tercero en el ocupar el mismo puesto, generando un mayor gasto burocrático al bolsillo de los nicaragüenses.

El pasado 2 de agosto, el presidente Daniel Ortega nombró a Amelia Tiffer como viceministra de Educación, pero el 18 de septiembre Marlon Siu apareció en medios oficialistas como vicetitular del Mined, con la “voz cantante” en temas educativos.

El 22 de septiembre, José Treminio Zeledón pasó de vocero de esta institución a Secretario de Programas Educativos del Mined, con rango de viceministro, mediante Acuerdo Presidencial número 220-2010.

“Están incrementando el gasto corriente en personal, el gasto burocrático y disminuyen los fondos de la institución, o sea, que hace que los gastos corrientes pesen más que los de inversión”, criticó Carlos Tünnermann, ex ministro de Educación.

Tünnermann recordó que durante su administración, el estatuto orgánico del Mined permitía nombrar a dos viceministros, pero que desconoce si el actual permite nombrar hasta tres.

Viceministros huyen y callan

Al concluir la actividad policial, los reporteros realizamos varias preguntas al nuevo viceministro Bonilla sobre la pretensión de la Procuraduría General de la República (PGR) en despojar de terrenos a algunos colegios con el fin de construir “Casas para el Pueblo” y sobre la posible huelga de maestros el próximo año, pero el funcionario no quiso responder, y con paso ligero buscó su vehículo y se retiró.

En horas de la tarde de ayer llamamos el otro viceministro de Educación, José Treminio, para consultarle los mismos temas y la proliferación de funcionarios en esta institución estatal, pero se limitó a responder: “No tengo nada que hablar con usted”.