•   SAN JOSÉ/MANAGUA  |
  •  |
  •  |
  • END

En un inesperado reconocimiento a expresiones de xenofobia y discriminación de algunos sectores costarricenses hacia miles de inmigrantes nicaragüenses, que viven y trabajan en el país del sur, la presidente Laura Chinchilla criticó tales sentimientos de odio y los calificó de “guerra sicológica inmoral”.

“Ese es un asunto que me preocupa. Es una especie de guerra psicológica inmoral: es la pura verdad. Se pretende alterar la tranquilidad de la población migrante no solo de los nicaragüenses allá, sino de quienes conviven con nosotros”, dijo Chinchilla a La Nación de Costa Rica, en una nota publicada ayer por ese periódico.

La ola de discriminación, mensajes xenófobos y burla y agresión a la cultura nicaragüense en Costa Rica llegó a oídos de la presidenta Chinchilla, a través de las preocupaciones de amplios sectores de la producción agropecuaria tica, que ven en el tema del diferendo con Nicaragua por el dragado del Río San Juan, una amenaza a la economía ante el temor de nicaragüenses a trabajar en corte y recolección anual de cosechas agrarias.

Temor por sus cosechas

Según el Ministerio de Trabajo de Costa Rica se requieren más de 80 mil personas en esta temporada para levantar las cosechas de café, frutas y otras labores agropecuarias en fincas costarricenses, lo cual se estaría dificultando por el temor de los nicas a ingresar al país del sur, ante la ola de mensajes racistas, amenazas y tratos denigrantes promovidos por algunos medios de comunicación y periodistas, sitios de Internet y redes sociales.

Desde que estalló el diferendo fronterizo en redes sociales como Facebook, sitios públicos y en programas de opinión de gran audiencia, llaman a realizar deportaciones masivas, de cerrar las puertas de retorno a miles de inmigrantes que regresan en diciembre a visitar a sus parientes y no darles trabajo en ninguna parte.

Tanta amenaza en mensajes xenófobos ha llevado a muchos nicaragüenses a desistir de viajar para la temporada de diciembre, algunos han quedado sin empleo y otro tiene solo que “agachar la cabeza” para no ser perjudicados en sus trabajos, según constató EL NUEVO DIARIO in situ, tanto en San José, capital costarricense, como a través de Internet.

“Se les quiere hacer ver que el Gobierno tiene niveles de intolerancia y que está dispuesto a aplicar, en cualquier momento, medidas contra ellos como parte de la estrategia de defensa que hemos asumido. Eso es absolutamente falso”, denunció Chinchilla a La Nación.

“No vamos nunca a permitir que se usen ese tipo de instrumentos en el marco de una estrategia que deberá ser dilucidada en otros ámbitos. Me han dicho que hay un grupo importante que ni siquiera va a ir a visitar a sus familiares en diciembre, cuando yo sé que esa es precisamente la fecha más importante para ellos. En los próximos días desplegaremos una estrategia más intensa de comunicación para aclarar estos temores que están aquejando a la población nicaragüense”, aseguró la mandataria costarricense, quien con su postura, se ganó muchas críticas de lectores de La Nación, quienes siguieron insistiendo, entre otras cosas, en “más firmeza” contra los nicaragüenses.

Binacional sigue condicionada

Sobre el conflicto en particular, Chinchilla dejó abierta la posibilidad de que un encuentro con Daniel Ortega, presidente de Nicaragua, dentro de la llamada Comisión Binacional, se realice el próximo domingo 27 de noviembre, pero la misma sigue sujeta al retiro del Ejército de Nicaragua del sitio en conflicto.

“Como les digo mantenemos la reunión. Esa es nuestra obligación, por supuesto que entendemos que tal y como la resolución la sugiere tienen que darse las condiciones para que esa reunión tenga lugar”, declaró la presidenta, luego de una actividad pública.

Por su parte, el vicecanciller Carlos Roverssi aseguró a radio Monumental, que la Corte Internacional de Justicia, CIJ, ya les notificó a los dos países que el 11 de enero 2011 empezará a analizarse la demanda por aparente violación de soberanía y daños ambientales interpuesta por San José.

Ese día, de acuerdo con el vicecanciller, empezarán analizarse sobre las medidas cautelares solicitadas por su país, como el retiro de militares en la frontera y frenar el dragado.

“Efectivamente recibimos el viernes (pasado) la notificación", dijo Roverssi a la radio, aunque en Nicaragua no se menciona nada al respecto.

Desde Washington y a la misma emisora, el embajador tico en la OEA Enrique Castillo, explicó que oficialmente en esta Organización el tema está en “suspenso”, pero aclaró que su delegación sigue reuniéndose con diplomáticos de países en busca de aliados.

“La OEA tiene una fecha límite para el 7 de diciembre con la reunión de cancilleres, mientras tanto habrán otras reuniones subregionales en las que se van a intentar crear un movimiento que obligue a Nicaragua o convenza a Nicaragua a retirar su gente de territorio costarricense. También está en marcha la demanda en la Corte Internacional de Justicia que es otro mecanismo de solución y de presión en este asunto”, indicó.

“En el plano formal u oficial pareciera estar en suspenso pero hay mucho movimiento por debajo. Todavía no se ha logrado nada pero los esfuerzos se están haciendo y se van a continuar haciendo todos estos días”, añadió, revelando de paso, o al menos insinuándolo, que la administración de la Casa Blanca respalda a Costa Rica ante el diferendo con Nicaragua.

“La colaboración estadounidense es de bajo perfil, para evitar críticas de Nicaragua”, indicó Castillo desde Washington.

Castillo apuntó que en este marco es que Estados Unidos “está colaborando”, y que Costa Rica se ha acercado, tanto al gobierno como al Congreso estadounidense para explicar la situación y naturaleza del conflicto, mientras espera en otros frentes de lucha jurídica-política.

“Hay que armarse de paciencia. Aquí la única manera rápida era que tuviéramos un ejército e inmediatamente mandamos tropas y echamos a los nicaragüenses. Como nosotros optamos por la paz, los mecanismos pacíficos son lentos, desgraciadamente es así pero son los más seguros para nosotros. Aunque haya pérdidas irreparables en el ambiente”, aseguró.

Paranoia y patriotismo ficticio de ticos
Mientras tanto, los medios oficialistas ticos siguieron denunciando “daños ambientales” de Nicaragua en la zona del dragado, llegando a decir incluso que el Ejército de Nicaragua estaría destruyendo la Reserva Biológica Indio Maíz, al instalar un nuevo campamento en una zona de bosque virgen en la ribera norte del río.

El lugar que ubican frente a Las Tiricias no es más que el cerro La Penca, hasta donde llegaron sandinistas y familiares de quienes cayeron en combate durante la defensa de la revolución para recordar a sus héroes, lo que fue comprobado por END, en un recorrido por el río.

Según el Diario La Nación, “la nueva posición militar está a escasos 200 metros de suelo tico y es perfectamente visible desde una colina”. Además, sostiene: “A distancia, da la impresión de que los militares están viviendo en campamentos de lona o plástico, entre la espesa vegetación. Por eso es difícil verlos desde el lado tico”.

La falsa información no sólo fue publicada por La Nación, sino también retransmitida por medios radiales y televisivos de la vecina del Sur.

Tras escucharla en el costarricense Canal 6 de Repretel, en San Juan de Nicaragua, la corresponsal en Río San Juan escaló el pasado sábado el cerro, y contrario al puesto militar, encontramos tan sólo una culebrita “chocoya flaca” entre la hojarasca que lleva a la cúspide y se comprobó que tampoco hay tal despale.

En Managua el coronel Juan Ramón Morales, vocero del Ejército, dijo que la presencia de militares en cualquier parte del territorio nacional “es asunto nicaragüense y no vamos a responder a cualquier paranoia”.

Bravuconada tica sólo en internet

Pese a la postura ultra nacionalista asumida por los medios costarricenses y las campañas de xenofobia y racismo en redes sociales y sitios de Internet desatadas por sectores radicales ticos, quedó demostrado el fin de semana que los llamados a “luchar” y otras expresiones de bravuconería, quedaron a nivel de Internet.

“Pudo más el frío de una mañana de domingo y los partidos de semifinales del campeonato nacional de fútbol, que la marcha por la soberanía, convocada ayer por un grupo de costarricenses en el Parque Central de San José”, destacó ayer el diario Extra.

Reseñó que cuatro oficiales de tránsito en sus respectivas motocicletas esperaban la llegada de más personas a la esquina del parque donde alrededor de 20 personas se congregaron con banderas y pancartas con el fin demostrar “su patriotismo” de cara al conflicto Nicaragua.

Danny Saborío Muñoz, organizador de la actividad que fue convocada a través de Internet y mensajería de texto, que tenía como objetivo marchar hasta el Monumento Nacional, se mostró frustrado con la situación.

Saborío atribuyó la escasa convocatoria al hecho de que “el tico está dormido”, pues cree en la paz y en el derecho internacional, “pero cuando se trata de tomar acciones como marchar por la soberanía, ni siquiera hacen esto”.

Caso contrario ocurrió en Managua la semana pasada, cuando millares de estudiantes de las universidades públicas marcharon por la capital hasta Cancillería, donde expresaron su solidaridad y respaldo a la defensa del lecho objeto del diferendo.

Todavía ayer, las expresiones de respaldo de pobladores y grupos específicos seguían surgiendo.

(Con la Colaboración de Tatiana Rotschuh, corresponsal en Río San Juan)