•  |
  •  |
  • END

Luego de más de cuatro meses de espera, la primera reserva biosfera del Pacífico y la tercera de Nicaragua, fue certificada ayer por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, Unesco.

La Isla de Ometepe, única con bosque seco, uno de los tipos de vegetación con más amenaza en Nicaragua y Centroamérica, ahora forma parte de la red mundial de biosfera reconocidas oficialmente por el programa sobre Hombre y Biosfera, MAB, por sus siglas en inglés.

Reconocen calidad de Ometepe

El Dr. Juan Bautista Arríen, secretario permanente de la comisión nacional de la Unesco, fue quien le dio lectura a la certificación enviada por esta organización desde su sede en Francia.

“La Comisión Nicaragüense de Cooperación con la Unesco y el Concejo Internacional de Coordinación del Programa Hombre Biosfera, quienes examinaron el expediente de la Isla de Ometepe, reconocieron la buena calidad de la propuesta. En particular por ser una isla de reserva de biosfera situado en uno de los depósitos más grandes de agua, el lago Cocibolca”, explicó Arríen.

En esta certificación se recomienda considerar la posibilidad de incluir parte del área acuática dentro de la zona de amortiguamiento, con el propósito de preservar y asegurar la calidad, y propiedades del agua dulce, ya que si hay contaminación en la zona, ésta se puede perder.

El documento fue entregado a la ministra de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Marena, Juana Argeñal, quien dijo que dicha certificación ofrece grandes oportunidades para el desarrollo sostenible y el turismo social comunitario. Pero que se debe buscar cómo conservar la diversidad biológica y proteger la riqueza natural del lago y del Rio San Juan de Nicaragua.

Contaminación viene de Costa Rica

Argeñal fue cuestionada sobre el impacto ambiental de las dos futuras dragas que el gobierno pretenden enviar a la zona en conflicto con el país del sur. Ante esto respondió, que lo importante es que la limpieza del rio cuenta con un estudio ambiental y que la Empresa Portuaria de Nicaragua al establecer otras obras, tiene que notificar al ministerio del ambiente para hacer las respectivas evaluaciones.

“El impacto fue consultado con las alcaldías municipales de San Juan de Nicaragua, San Carlos y también con la dirección de calidad ambiental del Marena. Lo que se hizo en 2007 fue actualizarlo, sobre todo integrar aspectos que no tenía el estudio, como la deposición final y el manejo de la sedimentación que ahí se está sacando que no es más que arena y arcilla”, dijo la ministra.

De igual forma, aseguró que no se está sacando lodo con grandes cantidades de contaminación, como lo aduce Costa Rica, que más bien es del suelo tico de donde proviene los sedimentos que se están eliminando con el dragado.