Carlos Larios
  •  |
  •  |
  • END

La Policía Nacional ejecutó un operativo para intentar la captura de Marcos Reñazco, uno de los supuestos integrantes de la “Banda Los Reñazco”, quienes fueron vinculados con la masacre de cuatro oficiales, ocurrida el 4 de mayo de 2004 en la delegación de Bluefields, Región Autónoma del Atlántico Sur, RAAS.

Las autoridades policiales obtuvieron información de inteligencia que indicaba que Marcos se movilizaba a bordo de un taxi en una de las calles de Bluefields, por lo cual intentaron capturarlo, pero al final se dieron cuenta que las personas detenidas, no era la que buscaban.

“Sí hay una investigación, hay una persecución, pero no está confirmada ninguna detención. Me comuniqué con el jefe de Bluefields y me dijo que se había hecho un operativo, pero que no hay ningún detenido; no iba en el vehículo la persona que nosotros estábamos buscando”, aseguró la comisionada mayor Vilma Reyes, jefa de Relaciones Públicas de la Policía.

Fue liberado

En junio de 2006, en Bluefields se realizó un juicio maratónico en contra de José Ángel Padilla, Marcos Reñazco y Carlos Alberto Padilla, por supuesta colaboración necesaria en el asesinato atroz en perjuicio de los oficiales Juan José Fúnez, Johnny Dometz, Róger Villachica y Ruth González, además del delito de lesiones en contra de Ana Estela Valderrama, una agente policial que resultó gravemente herida durante la masacre.

José Ángel y Marcos cumplían condena junto a Carlos Alberto Padilla Reñazco, tras haber sido capturados el 20 de mayo de 2005, cuando almacenaban cocaína en Río San Juan.

Sin embargo, en el juicio por la masacre de los policías, fueron declarados no culpables, a pesar de que éstos fueron señalados por el fiscal Javier Morazán como las personas que sirvieron de enlace entre los sicarios colombianos, encabezados por Robert Wilson, alias ‘Calidad’, y el agente antidrogas, Delvin Jirón, para ejecutar la masacre.

La Policía pretende capturar a Marcos y a otros debido a la vinculación que tiene con los peligrosos narcotraficantes conocidos como “Los Tarzanes”, quienes podrían estar en Costa Rica y operaban en el sector del Río San Juan.

“Nosotros estamos trabajando a nivel nacional y divididos. Bluefields se ocupa de la búsqueda y captura de estos elementos. Teníamos una información de su movilización y por eso estamos operando por aquel lado, pero hasta el momento no se ha logrado la detención”, aseveró Reyes.