•  |
  •  |
  • END

Los compañeros de labores de la doctora Auxiliadora Zapata, acusada por omisión a título de dolo eventual en perjuicio de Alicia Indira Fernández Romero, respaldaron a su colega con una marcha efectuada ayer desde el Hospital “Berta Calderón” hacia los Juzgados de Nejapa, en cuyo sitio se efectuó la audiencia preparatoria de juicio de la imputada.

Zapata fungió como anestesióloga en la última cirugía plástica a la que se sometió Alicia Indira Fernández Romero en el Centro Médico Americano, S.A, Cemasa, el pasado mes de abril, siete días después de la intervención quirúrgica, la paciente falleció en el Hospital “Antonio Lenín Fonseca”, por lo que los familiares de la víctima exigen que se procese penalmente a los involucrados en la operación que cegó la vida de su pariente.

Sin embargo, los galenos que apoyan a la doctora procesada aducen que en este caso, a quienes deberían de involucrar penalmente son a las personas que atendieron por última vez a la paciente, puesto que Alicia Indira murió varios días después de la operación.

“Los procesos investigativos médicos no indicaron ninguna alteración neurológica. Tampoco que el pronóstico de vida era fatal en el corto plazo, sino que señalaron que se trataba de una paciente recuperable, dijo uno de los marchistas.

“Pero las pesquisas de Medicina Legal no dicen cómo fue evaluada en el Ministerio de Salud. ¿Dónde está la auditoría del Minsa dentro del Lenín Fonseca? Ese ministerio no tiene los requerimientos necesarios para atender ese tipo de pacientes en sus unidades hospitalarias, sin embargo, ellos quieren opacar su debilidad culpando a los débiles”, añadió.

“Mi mamá tiene 13 años de ser especialista, no de ser médico como tal, este es su primer caso, entonces esto no fue por negligencia o por inexperiencia como dicen. Estas cosas pasan y nadie desea que sucedan”, expresó María José Pérez, hija de la doctora Zapata.

Familiares van por médico principal

Por su parte, Eduardo Fernández, hermano de Alicia Indira, sostuvo que su prioridad es la captura y posterior enjuiciamiento del médico que estuvo a cargo de la operación de su hermana, por considerarlo el principal responsable de su muerte, ya que mostró un total desprecio hacia la vida.

En el caso de la anestesióloga, manifestó que aunque ella ha tenido el valor de enfrentar el juicio, incluso pidió perdón el día de la audiencia y que reconocen su dolor como madre y el de su familia, eso no la exime de responsabilidades.


(Con la colaboración de Ernesto García).