•   Bilwi/ RAAN  |
  •  |
  •  |

En medio de un fuerte dispositivo de seguridad, esta mañana, comparecieron ante el juez de audiencias de Bilwi, Autónoma del Atlántico Norte, los tres hondureños, un panameño y un colombiano, que fueron capturados el sábado en el sector de Los Cayos Miskitos cuando viajaban en una panga con un cargamento de 1 mil 451 kilos de cocaína.

Lo más relevante de esta audiencia preliminar fue el anuncio del defensor de los procesados, abogado Eddy Peralta, quien dejó entrever la posibilidad de que sus clientes se declaren culpables por el delito de transporte internacional de estupefacientes, pero se quejó aduciendo vencimiento de términos, ya que según él la audiencia se estaba realizando después de tres días de la detención cuando la ley establece 48 horas.

También señaló la falta de garantías para sus defendidos tales como llamadas a sus familiares y comunicación con su defensor al tiempo que solicitó no admitir la acusación por obstrucción de la justicia alegando que el fiscal Giscard González no presentó pruebas técnicas sobre el supuesto ataque a las autoridades como se señala en la acusación.

El juez Fullerton admitió la acusación por ambos delitos (transporte de estupefacientes y obstrucción de la justicia)  fijando la audiencia inicial para las 09:00 de la mañana del viernes 3 de diciembre de 2010. Respondiendo a una petición del Ministerio Público, Fullerton ordenó la incineración del cargamento de cocaína mañana a las 09:00 A.M.

Con relación a la medida cautelar, el judicial aplicó la prisión preventiva para Efraín Rodríguez, Nataniel Roberto Eduardo Haylock, Pedro Cedeño Gómez Archibold, Juan Fernando Pantoja y Baudilio Allan Galindo, y orientó al forense para que realice una valoración médica a Galindo quien resultó herido de bala en la refriega, antes de la captura.

Fullerton concedió la petición de la defensa de mantener resguardados en Bilwi a los indiciados pese a la objeción del fiscal González que pedía su retorno a las  celdas preventivas de Auxilio Judicial en Managua por la supuesta peligrosidad de ellos.