Rafael Lara
  •  |
  •  |
  • END

Los registros de la violencia que sufren las mujeres revelan que cada día los asesinatos y homicidios son más atroces, y en su mayoría son violadas por sus agresores.

Lo anterior lo comenta la doctora Teresa Bobadilla, de Acción Médica Cristiana, quien durante el foro nacional “Prevengamos la violencia contra las mujeres”, señala que el problema es grave y el gobierno debe ser más beligerante.

“Vemos que en los feminicidios no se limitan a quitarle la vida a la mujer sino que actúan con odio. En uno de los recientes casos está el de Ciudad Sandino, donde el hombre le propinó una puñalada a la mujer”, expresó.

La doctora Bobadilla precisó que hasta noviembre de este año van 84 feminicidios, cuando el año pasado la cifra fue de 79. Hasta el momento, sólo siete de estos homicidas han sido condenados, 39 de ellos están en fuga y el resto esperan su proceso judicial.

“Vemos que no se está haciendo lo que se debería, para castigar a estos agresores. Leyes y ordenanzas tenemos para aplicarlas, pero siempre está la falta de recursos y a veces hasta la falta de voluntad de los funcionarios de las instituciones, quienes no efectúan su labor como lo manda la ley”, alegó.

Herenia Amaya Parrales, como parte de la comisión coordinadora de la Red de Mujeres contra la Violencia, expresó que tanto el Estado como la sociedad civil deben involucrarse para combatir este flagelo.

“La violencia contra las mujeres debería ser un tema de prioridad para el país, pero no se está viendo como algo urgente que se debe prevenir. Considero que la falta de acceso a la justicia no es el hecho que el hombre no fue capturado o que no llegó a encarar un proceso judicial. La falta de acceso a la justicia inicia desde que la víctima es pésimamente atendida en una Comisaría de la Mujer o en la estación policial”, argumenta Amaya.

La representante de la Red de Mujeres indicó que es fundamental que las mujeres rompan el silencio ante la violencia intrafamiliar, pero también las vidas de las 84 mujeres asesinadas pudieron haberse salvado si se les hubiese atendido debidamente por las autoridades.