•   Madrid  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias, espera que la XX Cumbre Iberoamericana sirva para acercar a Costa Rica y Nicaragua, enfrentados por un litigio territorial en el Caribe, y lamenta que Honduras sea el gran ausente en esa cita que tendrá lugar la próxima semana.

En una entrevista, Iglesias confirmó que el contencioso territorial "seguramente" será objeto de debate en la cumbre de Jefes de Estado y de gobierno que la ciudad argentina de Mar del Plata acogerá el 3 y 4 de diciembre. "Sería inimaginable que la cumbre, estando en el centro del problema, no tome nota y se entere de las posiciones", subrayó el jefe de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), con sede en Madrid.

Iglesias considera que hay "dos formas" de abordar el problema: "O bien uno de los dos países lo plantea en el plenario y deja constancia de su posición. O bien, que quizás sea lo que se haga en definitiva, alguno de los dos países lo plantea en el retiro, que es la parte privada de la conferencia de jefes de Estado, donde seguramente habría un ambiente más propicio para hablar del tema". "Pero no sabemos en definitiva -precisó el ex canciller uruguayo- cómo va a aparecer: si lo va a plantear la presidenta (costarricense) Laura Chinchilla o si lo va a plantear el presidente (nicaragüense) Daniel Ortega".

Conflicto podría eclipsar la conferencia
Preguntado si el conflicto podría eclipsar la conferencia, el ex presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) respondió: "Eclipsar, no creo. La puede potenciar porque si, realmente, en la cumbre hubiera un mecanismo para poder acercar a las partes, esto sería una tarea que daría un sentido aún mayor a las cumbres".

El contencioso estalló el pasado 21 de octubre, cuando Costa Rica alertó de daños ambientales y presencia militar nicaragüense en su territorio, como parte del dragado del fronterizo río San Juan que efectúan los nicaragüenses. Costa Rica ha denunciado ante la Organización de Estados Americanos (OEA), la Corte Internacional de Justicia (CIJ) y la Secretaria de la Convención Ramsar la "invasión militar" nicaragüense en una parte de su territorio, así como los desperfectos ambientales causados en la zona.

Otro de los puntos conflictivos de la cumbre puede ser de nuevo Honduras, cuyo presidente, Porfirio Lobo, no ha sido invitado. Como anfitrión, Argentina no cursó invitación al líder hondureño porque, igual que la mayoría de países de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), no reconoce al gobierno de Lobo en represalia por el golpe de Estado del 28 de junio de 2009 contra el entonces presidente, Manuel Zelaya, quien reside actualmente en la República Dominicana.

"No es bueno que Honduras continúe suspendida de OEA"
A juicio de Iglesias, "no es bueno" que Honduras, que además continúa suspendida en la OEA, falte en este tipo de reuniones. "A nosotros -prosiguió- nos gustaría ver a toda la familia iberoamericana reunida, pero hay posiciones políticas muy encontradas en este tema". El caso de Honduras "está en discusión en el seno de la OEA" y "sería bueno que los gobiernos finalmente tomen una posición sobre el tema" con el fin de que, si se dan las condiciones adecuadas, se vaya "normalizando" la situación de ese país.

Uno de los líderes esperados con expectación en Mar de Plata es la presidenta electa de Brasil, Dilma Rousseff, que, en opinión del ex canciller uruguayo, mantendrá una "línea muy parecida" a la de Luiz Inácio Lula da Silva, a quien sucederá el próximo 1 de enero. "Brasil -apuntó- es la primera economía de la región y el país más grande de ella, donde tiene un papel relevante y muy actuante. Yo estoy seguro de que la señora Rousseff va a continuar con una política muy activa en la región en los próximos cuatro años".

También se hablará, una vez más, de Cuba en la cumbre Iberoamericana, que, como ha ocurrido en ediciones anteriores, volverá a condenar el embargo de EEUU al país caribeño, según adelantó el jefe de la SEGIB al tildar ese bloqueo de "inaceptable". Sobre las reformas económicas que quiere aplicar el gobierno de La Habana con la introducción de la iniciativa privada, el secretario iberoamericano indicó que suponen "un gran salto de productividad" que va "en la buena dirección".

La XX Cumbre Iberoamericana se celebrará con el trasfondo triste de la reciente muerte del ex presidente argentino Néstor Kirchner, fallecido el pasado 27 de octubre por un ataque cardíaco. Por eso, añadió Iglesias, la reunión servirá también para que los gobernantes iberoamericanos "rindan un tributo a su memoria".