•  |
  •  |
  • END

Hay dos ángulos para relatar la creación de la Misa Popular Nicaragüense: uno se le atribuye a un grupo, es decir, es de creación colectiva; el otro, que el compositor de la misma es Manuel Dávila, a quien se le tributará un homenaje precisamente por considerársele autor de esos cantos religiosos. Como vértice de estos ángulos, aparece el sacerdote José de la Jara Alonzo: inspirador, el hombre que dio los materiales, la letra…
A sus 80 años, Manuelito recibirá el sábado 27 de noviembre un reconocimiento en la Casa Comunal de la Colonia Nicarao a partir de las 8 de la mañana.

El homenaje se lo rendirá la Escuela de Marimba, Guitarra, Piano y artes pláticas “Camilo Zapata”, de la Colonia Nicarao, que dirige Denis Bolaños.

¿Pero cómo surgió la Misa Popular? Esta pregunta se le formuló a don Luciano Sequeira, a quien también se le conoce como “el arquitecto” de la Misa en cuestión. Don Luciano recordó, en entrevista con END en marzo de 2009, que su primer contacto con la Misa Popular fue en Panamá.

“Allá tenían una misa popular con tamboritos”, dijo. El párroco De la Jara tocaba guitarra y fue él quien propuso formar un grupo musical para crearla. “Yo medio hacía algunos acordes, me dijo que me especializara y que invitara a Manuel Dávila que vivía por la iglesia San Rafael, y Ángel Cerpa, para completar el coro”.

“El padre de la Jara comenzó a escribir la letra, y Manuel Dávila hizo los arreglos musicales. Una vez que la afinamos, el padre nos dijo que grabaríamos la misa en los estudios de Lorenzo Cardenal de la Radio Güegüense”, dijo en esa oportunidad.

Para efectos de redactar la historia a como es, queda la inquietud de investigar los orígenes de este repertorio que tradicionalmente, Radio Corporación trasmite desde que se dio a conocer.

Por el momento, éste es el ángulo que destaca Manuelito: en 1966, siendo animador musical de la Parroquia San Pablo Apóstol de Managua, fue llamado por su fundador, José de la Jara, quien le confió un legajo de manuscritos referidos a la Biblia y le pidió que los musicalizara porque reconocía de Manuelito su talento y gran capacidad.

Con regular frecuencia, De la Jara visitaba a Manuelito en su humilde casa del barrio “Edmundo Matamoros”, como él recuerda. El párroco quería saber de los avances de su obra, llevándole además víveres y mucho alimento espiritual para que no desfalleciera.

El estreno en 1968

En febrero de 1968 fue estrenada oficialmente la Misa Popular Nicaragüense. De igual valor histórico es el hecho que eran manos, voces e instrumentos nicaragüenses los que rompían con los cánones musicales eclesiásticos y gregorianos, practicados hasta entonces por la Iglesia Católica universal.

Cuenta Manuelito que pasaba por un lugar remoto de Granada llamado “Casa de Tejas”, al suroeste del volcán Mombacho, y desde un cafetín escuchó los cantos de la Misa Popular provenientes de una radio emisora local, y dijo para sí: “Yo soy quien soy, nada más sólo para Dios soy y seré de él”, y continuó su camino con el pecho henchido.

El Grupo de animación que grabó la Misa estaba compuesto por: Ángel Cerpas (q.e.p.d.), Juan José Mendoza (q.e.p.d.), Luciano Sequeira y Manuel Dávila, quienes viajaron a Costa Rica, Panamá y Honduras, difundiendo las alabanzas a Dios.