•  |
  •  |
  • END

Para febrero de 2011, los adolescentes que estén sancionados por cometer algún delito o que permanezcan en proceso judicial, tendrán la oportunidad de estudiar una carrera técnica en el Centro Juvenil Don Bosco, como parte del convenio firmado entre esta institución y la Corte Suprema de Justicia, con el fin de reintegrar a los jóvenes a la sociedad.

Entre las carreras que los procesados podrán optar están: mecánica, soldadura, electricidad, costura y belleza, las cuales son ofrecidas en turnos matutinos, vespertinos, sabatinos y dominicales.

“Con este convenio queremos que los jóvenes en situación de riesgo se integren a la sociedad. Que cuando salgan puedan ejercer un oficio digno o bien que puedan instalar su propio negocio”, expresó el doctor Armengol Cuadra, Coordinador de la Justicia Penal Especializada de la CSJ.

Para optar a este beneficio, los adolescentes que se bachilleran dentro del sistema penitenciario o bien que tienen casa por cárcel, deben cumplir con ciertos requisitos, como buena conducta, cero antecedentes, nivel de escolaridad; según demande la carrera (sexto grado, tercer año secundaria y bachillerato).

Respetando derechos

Este convenio con la familia salesiana es parte de los esfuerzos que hace la Corte Suprema para brindar un mejor tratamiento a privados de libertad adolescentes, respetando el derecho a la educación técnica y formación profesional, a como Nicaragua lo ha firmado en convenios internacionales.

Por su parte, el reverendo Guillermo Argüello Alvarado, representante de la Congregación Salesiana, aclaró que la educación que recibirán los adolescentes  en el centro no es correccional, sino vocacional y que será certificada por el Centro Juvenil Don Bosco, quien los acreditará para tener acceso a un trabajo cuando hayan recuperado su libertad.

El doctor Cuadra aclaró que por el momento se hará en los departamentos donde la congregación tiene presencia.