•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • END

La Fiscalía costarricense reforzará la causa penal contra el ex mandatario Óscar Arias, al desempolvar el aparente delito de prevaricato, archivado hace dos años, cuando siendo presidente firmó un decreto que declaró de Interés Nacional la minería Crucitas, la cual le permitió a la empresa desarrolladora del proyecto talar bosque con árboles en peligro de extinción.

El fiscal general Jorge Chavarría dijo que analizarán la sentencia dictada hace dos días por el Tribunal Contencioso Administrativo, en la que, entre otras cosas, recomendó a la Fiscalía investigar a Arias, al ex ministro Roberto Dobles y a seis ex funcionarios más involucrados en la declaratoria de interés público del proyecto minero.

En Costa Rica es prohibida por ley la tala rasa de árboles, y el delito de prevaricato se refiere al dictamen de medidas contrarias a cualquier legislación, lo cual se condenan a cárcel que va de los dos a los seis años.

“Procederemos de inmediato a coordinar con el Tribunal no sólo para analizar el contenido de la sentencia, sino la prueba adicional que ellos recibieron para comprobar nosotros si hay un delito nuevo, o bien, si refuerza la investigación que ya se está haciendo”, declaró el fiscal general Chavarría.

La causa penal abierta contra Arias hace dos años estaba archivada. El ex mandatario dijo que no se referirá por el momento al caso, pero su hermano y ex ministro de la presidencia, Rodrigo Arias, asegura que el Tribunal se extralimitó al recomendar investigar penalmente a su hermano.

“Lo grave es el mensaje que damos al mundo, de que este país de alta legalidad, un país de derecho, un país donde se respetan los procedimientos, ahora pareciera que lo que antes se llamaba cosa juzgada, ahora otro tribunal puede decir ‘no, esto no está decidido’ y decir ‘vuelvo a dictar una resolución en contra’”, dijo el hermano del ex presidente, según el diario La Nación. “Eso afecta la legalidad, la inversión, cuántas empresas van a decir ‘mejor nos vamos de Costa Rica’ (...). Estamos en un momento difícil”, añadió.

El gerente de Industrias Infinito, Juan Carlos Obando, adujo que su representada irá a casación ante la Sala I de la Corte Suprema. De no revertir el fallo, la empresa iría a un arbitraje internacional.