•  |
  •  |
  • END

Una vez más, las autoridades del Ministerio de Salud, Minsa, tendrán que “jugársela” con el presupuesto destinado a este sector para 2011, ya que los diputados ante la Asamblea Nacional sólo le aprobaron 5 mil millones 789 córdobas. Con este monto tendrán que suplirse las atenciones sanitarias de los nicaragüenses.

Según el especialista en temas económicos de salud y máster en Salud Pública, doctor Víctor Méndez Dussan, el presupuesto sólo tuvo un aumento de 618 millones de córdobas.

“En relación con el presupuesto, opino que si bien es cierto hubo un incremento, tenemos que considerar el factor inflación en este año; la última cifra que salió fue de 8%, esto quiere decir que, efectivamente, como lo planteaba el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas, Ieepp, hubo una disminución del 1.6 por ciento del monto total asignado”, aseguró.

El experto expresa que con esta cifra designada al sistema de salud se debe responder a los brotes epidémicos venideros, similares a los que se efectuaron durante este año como sucedió con la leptospirosis y el repunte registrado en las diferentes enfermedades infectocontagiosas, como es el dengue clásico y el hemorrágico.

El doctor Méndez Dussan considera que esta partida presupuestaria podría afectar directamente a los usuarios, es decir, a todas aquellas personas que usan el servicio de salud público. “En primer lugar, sabemos que el proceso de atención en salud tiene varios componentes, involucra lo que es la promoción, prevención, como también incluye el tratamiento terapéutico o específico de los pacientes, por eso esta cantidad sigue siendo poca”.

Además, explicó que los gastos de salud no sólo representan el costo de los medicamentos, sino también implica un diseño de políticas públicas, que a su vez incluye la propaganda y las estrategias de comunicación, y, por supuesto la relación con la parte asistencial.

“Pienso que si se hace una combinación efectiva de lo que es el presupuesto con las políticas específicas para el abordaje de las diferentes patologías, y considerando la proyección de las enfermedades emergentes, se puede responder a la demanda, pero esto dependerá de una buena organización dentro del sistema”, opinó el doctor.

De igual manera agregó que en Nicaragua tiene el presupuesto más bajo de Centroamérica, en cuanto al per cápita que se asigna. “Aquí en salud se invierte entre 40 y 42 dólares por persona, obviamente, ese presupuesto se necesita mejorar, para ello se requiere de una gestión constante con las políticas macroeconómicas y el incentivo que debe haber a nivel interno”.

“Lo ideal sería que tuviéramos un parámetro de referencia local que sería de 80 a 100 dólares por persona, para lograr un sistema de salud de excelente calidad”, recomendó.