elnuevodiario.com.ni
  •   San José  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Nicaragua dio por cancelada las reuniones con Costa Rica que estaban programadas para hoy y mañana con el fin de destrabar el conflicto fronterizo, y reiteró que, aunque está en disposición de dialogar, no aceptará condiciones.

El embajador de Nicaragua en San José, Harold Rivas, declaró que a la cita bilateral, que hoy debería reunir a los cancilleres y mañana a los presidentes, "no viene nadie", e insistió en que para su país el diálogo debe ser "incondicional".

El diplomático afirmó que el encuentro quedó cancelado "hasta nueva fecha", luego de las palabras del canciller costarricense, René Castro, quien sostuvo que para iniciar conversaciones es necesario el retiro de las tropas nicaragüenses de la zona del Caribe que ambos países reclaman como soberana.

Castro explicó ayer que la cita binacional se iba a celebrar de acuerdo con los términos de una resolución del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), que pedía llevar a cabo la reunión con acompañamiento del organismo y con el retiro de las fuerzas armadas del sitio de controversia.

El embajador nicaragüense abogó por un diálogo "incondicional" y rechazó cualquier presencia de la OEA en las conversaciones. "Nunca nos ha acompañado la OEA en una reunión binacional, entonces, ¿por qué tiene que hacerlo ahora?", se preguntó Rivas.

Nicaragua expresó el miércoles en una nota dirigida a la Cancillería de Costa Rica su "voluntad y compromiso inalterables" de sostener la cita bilateral, pero "de acuerdo al principio de la incondicionalidad".

Costa Rica respondió ayer con otra nota en la que aseguró que está "en la mejor disposición de que se celebre este encuentro según lo programado, una vez que Nicaragua retire las tropas que ha emplazado en territorio costarricense".

Desde el pasado 21 de octubre Costa Rica ha denunciado a Nicaragua como responsable de daños ambientales y de "invadir" con militares una porción de territorio tico, como parte del dragado que realiza Managua del fronterizo río San Juan.

San José acusó a Nicaragua ante la OEA, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) y la Secretaría de la Convención Ramsar, de daños ambientales y de violación a la soberanía en la construcción de un canal en territorio costarricense para unir el río San Juan con la laguna Los Portillos, ambos nicaragüenses.

Nicaragua asegura que todos los trabajos han sido en territorio propio y que es allí donde se encuentran los militares "combatiendo el narcotráfico".