elnuevodiario.com.ni
  •   San José  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El ex presidente de Costa Rica Óscar Arias pidió hoy seguridad jurídica para las inversiones extranjeras y afirmó que no teme a un posible proceso judicial en su contra, luego de que un tribunal cancelara la concesión a una mina de oro a cielo abierto que él decretó de "conveniencia nacional". "Con respecto a mí, como he dicho en otras ocasiones, el que nada debe nada teme", afirmó Arias en un comentario publicado en su cuenta de Facebook.

El ex presidente manifestó que "siempre" ha respetado los fallos judiciales, pues "en una democracia donde existe un Poder Judicial independiente, las sentencias se acatan y se respetan, y no se cuestionan". Sin embargo, aseguró que existe una contradicción entre el fallo emitido el miércoles por el Tribunal Contencioso Administrativo que canceló la concesión a la mina Las Crucitas (norte) y la Sala Constitucional, que meses antes no encontró irregularidades.

"Lo más aconsejable en este momento es, con mucha calma y serenidad, y ante las manifestaciones de la empresa afectada de llevar este caso a conocimiento de la Sala Primera de la Corte Suprema de Justicia, que esperemos que sea esa instancia la que en definitiva resuelva", aseguró Arias.

Los jueces del Tribunal Contencioso Administrativo condenaron al Estado y a Industrias Infinito, propietaria del proyecto minero, al pago de una reparación por los daños ambientales provocados por la tala de árboles en los trabajos iniciales de construcción de la mina, que no se terminaron.

El Tribunal anuló un decreto firmado por Arias en el que declaraba de "interés público" y "conveniencia nacional" el proyecto minero, y le recomendó al Ministerio Público abrir causa judicial en contra del ex mandatario por esta acción.

Industrias Infinito, filial de la canadiense Vanessa Ventures, inició la exploración en la zona de las Crucitas en 1995, y contaba, de acuerdo con ellos, con todos los permisos necesarios para operar, pero no ha podido hacerlo debido a múltiples recursos legales en su contra.

La sentencia confirma que hubo vicios de procedimiento en el otorgamiento de los permisos a Las Crucitas, como por ejemplo, la falta de un visado del Colegio de Ingenieros Químicos, respecto al manejo de los desechos de la mina.

Arias comentó hoy que "la seguridad jurídica significa la protección de la confianza" y dijo que Costa Rica "tan admirado por su paz, por su democracia, por su tolerancia, no puede quedarse al final de la carrera del mundo". "El bien primordial de un mundo globalizado es la confianza. Protegerla empieza por el Gobierno y por el Congreso, pero pasa, sin duda, por el Poder Judicial", expresó el ex mandatario.