•  |
  •  |
  • END

EL CASTILLO/RÍO SAN JUAN

Precisamente cuando todo mundo centraba la atención al diferendo limítrofe con Costa Rica por el dragado del Río San Juan, consultores de la empresa brasileña Constructora Andrade Gutiérrez, se dieron a la tarea de amojonar el trayecto del caudal a escaso kilómetro y medio de El Castillo, delimitando así la extensión donde se proponen levantar el muro del proyecto hidroeléctrico Brito llamada represa San Isidro.

El grupo de unos 12 “extraños” que la población castilleña supone pertenecen a la firma consultora, amojonó el río San Juan, de cerro a cerro, en una extensión de unas 500 varas, en el lugar conocido como La Pintada y según han identificado algunos pobladores que les vieron, también lo hicieron en las partes más altas del departamento.

Los propietarios de la finca El Guácimo, en La Pintada, alertaron a líderes de El Castillo sobre la visita que como “a escondidas” hizo el grupo.

Durante un día de trabajo, el pasado viernes 9 de noviembre, inicialmente colocaron un mojón en el cerro de la margen derecha del río, el cual pintaron en blanco y le grabaron la fecha. Seguidamente, subieron el cerro que está de frente al costado izquierdo y sin informar nada al dueño de la finca, ascendieron a la cúspide de la loma y a orillas de una piedra pusieron el otro mojón que ubicaría el delineamiento del muro donde represarían las aguas del San Juan.

CONFIABAN EN QUE ORTEGA HABIA FRENADO BRITO

El malestar del propietario de una de fincas que fue amojonada y de los pobladores de El Castillo no se hizo esperar, pues confiaban en las declaraciones hechas públicas el pasado 14 de septiembre por el gobierno de Nicaragua, dando marcha atrás con el proyecto hidroeléctrico Brito. La ministra del Marena, Juana Argeñal, dijo en esa oportunidad haber recibido la orientación del presidente Daniel Ortega, de frenar cualquier amenaza al Lago Cocibolca y al Río San Juan, así como de abrir a debate el tema con expertos y ambientalistas.

Sin embargo, días después Jan Theophilo, director de comunicación integrada de la empresa FSB Comunicaciones, de Constructora Andrade Gutiérrez, dijo “vinimos para quedarnos”, al revelar que contrataron a una de las mejores empresas gringas especialista en consultorías medioambientales, Environmental Resources Management (ERM), para conocer el impacto que tendría realizar el proyecto. Así replicó al biólogo nicaragüense Salvador Montenegro, del Centro para la Investigación en Recursos Acuáticos de Nicaragua, quien alertó sobre las graves amenazas al medio ambiente que el proyecto implica.

IRRESPETO A PROPIEDAD PRIVADA

Don Isaac Taisigüe Toledo es el propietario de la finca ganadera de unas 20 manzanas que de manera directa sería la más afectada. “Aquí primeramente vivieron unas 20 personas con el alcalde (Rito Jiménez) en ese entonces, andaban viendo el área, no dijeron nada, sólo pasaron por aquel cañito, pero después yo fui a una reunión a El Castillo y allí nos dimos cuenta lo que quieren hacer, pero hace poco vinieron como 12, aquí pasaron, dijeron con permiso y se fueron arriba del cerro a poner este mojón”, relató el campesino.

“Mire, si hacen ese muro, aquí se inundaría no sólo El Castillo, sino Boca de Sábalo y hasta San Carlos; se va a pique todo y harían una zanganada con el río, yo le pido a todo el pueblo que me apoyen, que nos unamos y parar eso para que no fracasemos”, clamó el humilde productor.

Entre el grupo que llegó alertado por el amojonamiento se encontraba el ambientalista de Fundación del Río, Saúl Obregón y Danny Oporta, coordinador del gabinete de turismo del Poder Ciudadano en El Castillo.

¿DE QUÉ SIRVE EL DRAGADO?

La espontánea expresión de Oporta fue: “nos amojonaron, unos a la bulla y otros a la cabuya” y seguidamente dijo: “de esto no se da cuenta la población porque todos nos oponemos, esto significa que la hidroeléctrica Brito va en serio”.

A juicio del líder de la pequeña y mediana empresa turística, “todo esto lo están haciendo a escondida, mientras todos hemos estado pendiente de la defensa de la soberanía del río San Juan.


Oporta se preguntó: “¿Entonces, de qué sirve al gobierno el dragado del río San Juan si desde esa represa para arriba se inundarían y para abajo se secaría; nuestro pueblo seria removido y nuestros sitios históricos quedarían para el recuerdo. ¿Quién nos visitaría para ver un muro, si el atractivos es nuestra riqueza natural e histórica?”.