•  |
  •  |
  • END

Comerciantes de los distintos mercados de la capital, en conjunto con autoridades del Mific, Commema y de las cuatro industrias de carne avícola de Nicaragua, acordaron mantener “congelado” el precio del pollo durante el mes de diciembre para que los consumidores compren todo lo que sea posible.

Alcides Altamirano, Director de Commema, explicó que se hizo un acuerdo con las empresas productoras de pollo porque saben que la mayoría de la población nicaragüense va a los mercados populares por tener la fama de contar con los precios más cómodos y adecuados a las necesidades de cada persona.

Por su parte, Norlan Tuckler, representante de la Asociación Nicaragüense de Productores Avícolas, señaló que anteriormente sólo estaban dialogando con dos empresas, pero luego se sumaron dos y ahora las industrias Pipasa, Estrella, Molino de Nicaragua S.A y Tip Top se unieron para dejar el precio del pollo estandarizado a 18 córdobas la libra.

“Queríamos que la demanda pudiera asegurarse no sólo en cantidades sino de precios máximos, esto para que no hubiese desabastecimiento ni encarecimiento del producto”, señaló Tuckler.

Asimismo, señaló que este año tuvieron un crecimiento de un 17 por ciento en la producción de carne de pollo, es decir, que lograron 220 millones de libras de las cuáles entre 26 y 28 millones se comercializarán en la temporada alta de las fiestas navideñas.

“A dominar precios”

“Hacemos un llamado a los consumidores que tengan el dominio de este precio para pedir con certeza al comerciante en los mercados populares de Managua, el producto, ya que fue un consenso al que se llegó”, explicó el representante de Anapa.

Por su parte, Juan Caldera, representante de los comerciantes de pollo en los mercados, señaló que el consenso se logró porque había anuencia de todas las partes. “Nicaragua tiene los precios más bajos de este producto en toda Centroamérica porque también tiene el ingreso per cápita más bajo”, añadió.

El director de Commema dijo que la política que han estado complementando con los comerciantes es de “ganar menos y vender más”, es decir, que si antes por cada vendedor había una diferencia en los precios de hasta seis córdobas, ahora la variación no pasa de los dos córdobas, lo que contribuye a que el producto se comercialice más.

Mientras que Agusto César Saballos, comerciante de pollos de un centro de compras, señaló que está dispuesto a sacrificar un poco de su ganancia con tal de vender pollo. El señala que en promedio este mes de diciembre comprará unas 200 libras de pollo y que la dará al precio estipulado de 18 córdobas.