José Adán Silva
  •  |
  •  |
  • END

Las denuncias de Honduras contra Nicaragua, así como las quejas y presiones de Costa Rica por detener el dragado del Río San Juan, no son más que muestras de una campaña internacional que, auspiciada por Colombia, trata de afectar a Nicaragua para arrebatarle territorios, denunció ayer el jefe del Ejército de Nicaragua, general Julio César Avilés.

El alto mando militar se refirió tanto a las denuncias del presidente hondureño Porfirio Lobo, como a la campaña internacional de desprestigio emprendida por Costa Rica a partir de las acciones de dragado de parte de Nicaragua en el Río San Juan, pretendido y reclamado por San José desde tiempos históricos.

Avilés dijo que el Ejército de Nicaragua participó del Consejo de los Poderes de Estado en defensa de la Paz y la Soberanía, y las instituciones de origen constitucional de la República de Nicaragua, en la elaboración del Libro Blanco, sobre las pretensiones ticas de adueñarse de territorio nacional.

“El libro responde a muchas calumnias que se han hecho contra nuestro país, ahora que está ese documento, la nación puede conocer esas verdades sobre todo lo que se ha dicho”, dijo el militar.

El libro, titulado "Río San Juan de Nicaragua, las verdades que Costa Rica oculta", contiene 76 páginas en las que se defiende la posición sobre el litigio territorial con el país vecino, señaló la secretaría de comunicación del Gobierno a través de un comunicado.

Avilés rechazó que la institución que dirige sea “un ejército invasor”, y reiteró que el terreno donde laboran es nicaragüenses y “es sobredimensionar las cosas decir que invadimos”.

Rebate acusaciones de Honduras

Respecto de Honduras, que denunció que desde Nicaragua estaban llegando militares a entrenar a campesinos de la zona de Bajo Aguán, proveyéndoles armas para desestabilizar el gobierno catracho, el jerarca militar rechazó tajantemente las especulaciones.

“Conocimos la información por los mismos medios de comunicación de Honduras y lo que se escribió aquí. En primer lugar no ha habido una información de tipo oficial, sabemos que en los sectores de Aguan lo que ha ocurrido es un conflicto de tierra, donde un sector demanda tierras, se habló de armas que iban a salir de aquí, y lo que conocimos hoy es que aparecieron armas en un furgón que venía de Estados Unidos, pistolas, escopetas, municiones”, reseñó.

“No hay, y quiero ser enfático, militares miembros de las fuerzas armadas involucrados en ese conflicto”, dijo.

Para Avilés, en ambos posturas, tanto de Honduras como Costa Rica, lo que se evidencia es una organización apoyada por Colombia, para incidir en los litigios internacionales pendientes en La Corte Internacional de Justicia, sobre territorios marítimos que Nicaragua reclama ante las pretensiones colombianas de quedarse con territorio nicaragüense.

“Ahora que tenemos la situación con un vecino en el sur, coincidentemente sale esta situación en el norte, pero debemos tener la habilidad para conocer que muchas veces se mueven otro tipo de intereses, que atentan contra la dignidad y soberanía del país”, denunció Avilés.

“Aquí hay que estar claro, Nicaragua ha perdido territorio tanto en el Norte como en el Sur, y no es casual, que en la CIJ, cuando Nicaragua está a través del juicio con Colombia, aparecen otros países, al norte y al sur, en este caso Costa Rica y Honduras, involucrándose, tratando de tensionar la posición nicaragüense”, señaló.

Sobre Costa Rica y sus exigencias a Nicaragua de sacar del sector en disputa a las tropas nicas, Avilés dijo que la limpieza del río “es un derecho soberano, no se va a detener” y que el Ejército va a continuar apoyando, “brindando la seguridad en la zona y ahí vamos a permanecer el tiempo que dure la limpieza de nuestro río y ya es hora de poner un freno a esas pretensiones de cercenar territorio nicaragüense”.