•  |
  •  |
  • END

Cada vez que en algún centro hospitalario de Nicaragua ocurre una muerte, aparentemente inexplicable, sale a relucir el término “negligencia médica”; como estos casos no pueden quedar impune, culpan y procesan penalmente a quien da la cara en la unidad: el doctor, excluyendo al verdadero responsable: el Ministerio de Salud, Minsa.

Según datos estadísticos de la Organización Mundial de la Salud, OMS, el 90 por ciento de los errores médicos se debe a la mala administración del sistema de salud local. Así lo expresaron los diferentes galenos del país en el foro denominado “Negligencia en la praxis médica y sus implicancias”, desarrollado ayer en la Universidad Politécnica de Nicaragua, Upoli.

“Esto no es para encubrir nuestros errores, porque sí los hay, existen verdaderos casos de negligencias médicas, sin embargo, esta problemática se debe trabajar como un problema integral, ya que no es solamente el médico el culpable. Desgraciadamente esta es la percepción de la población, porque quien da la cara por la institución es el médico”, expuso durante su presentación el doctor Rafael Díaz, médico cirujano, especialista en cuidados críticos.

Influyen las condiciones de trabajo

Comentó que a la hora de juzgar a un trabajador de la medicina, se deben considerar muchos elementos, principalmente las condiciones de trabajo en la que se desempeñan los profesionales en los diferentes hospitales o centros de atención primaria del país, ya que actualmente los galenos están trabajando en condiciones que propician, facilitan y promueven el error médico.

“Un cirujano que está operando con una tijera, que mandaron a comprar la que valía 30 dólares, pero como era más barato comprar la china que cuesta 5 dólares, optaron por la de inferior categoría, entonces si en un procedimiento este instrumento no funciona, ¿es culpa del cirujano?”, cuestionó el expositor.

Ojo con el sistema sanitario nicaragüense

Por eso consideró que es el sistema sanitario nicaragüense debe facilitarles a los médicos las condiciones laborales adecuadas para brindarle una mejor respuesta a la ciudadanía.

Otro punto que también se abordó en la actividad es que en todo el país el personal médico responsable de la salud de los nicaragüenses, no está calificado legalmente para la atención y el desempeño de los procedimientos que se están realizando.

Con esta deficiencia, los principales afectados son los pobladores que viven fuera de Managua, puesto que el equipo médico designado a los departamentos, está compuesto por personas en formación y ni si quiera tienen un título de médico general, ya que son internos y en servicio social.

Llenando con residentes

“No son médicos, son personas que todavía no tienen un título en la mano, por tanto, no podemos considerarlos médicos, ya que no tienen un registro ante el Minsa que los califique para emitir una receta. Igualmente, en los hospitales de Managua la mayoría son residentes, es decir son individuos que no están capacitados para hacer procedimientos médicos”, señalaron.

De igual manera agregaron que “en otros países, si usted no es ginecólogo no puede hacer una cesárea, en cambio aquí desde el primer día de residencia ya se entra al quirófano a realizar una cesárea, independientemente que sea su primer día de residencia. Entonces, ¿quién comete la negligencia, cuando es el Minsa el que obliga a los médicos a realizar ese tipo de procedimientos que no están autorizados?, interrogaron.