•   Bluefields  |
  •  |
  •  |
  • END

A pesar de que el nuevo jefe policial de la Región Autónoma del Atlántico Sur, RAAS, comisionado mayor Manuel Zambrana, dirige el “Plan Bluefields Seguro” --que pretende recuperar la seguridad ciudadana y desarticular grupos delincuenciales, narcotaxis y expendios de drogas--, la fuga de información parece ser “la piedra en el zapato” para el desarrollo del plan.

La tarde del jueves, la Policía realizó cinco allanamientos a igual número de viviendas a las que se les había dado seguimiento por estar identificadas como “narco casas” o expendios de drogas, que se dedican a la venta a granel de piedra de crack y marihuana.

El operativo se realizó en casas de los barrios Beholden, Old Bank, Santa Rosa, Pancasán y Punta Fría, pero solo se logró éxito en la vivienda de Róger Meléndez y Neyda Secundina Sambola, ubicada en el primer barrio, en donde se ocupó más de 12 envoltorios de hierba que pesaron 3.7 gramos, y 450 córdobas en efectivo.

El jefe policial asegura que la información se está filtrando porque en dos de las viviendas ya los estaban esperando, “sólo les hizo falta decir adelante, ya los estamos esperando, mientras en otra de las viviendas, los vecinos nos dijeron que los sospechosos ya se habían dado a la fuga”, dice el comisionado mayor Zambrana, quien pidió la cooperación de la población para combatir los expendios de droga.

Tira la papa caliente al Poder Judicial
Zambrana descarta que quien filtró de información sea parte del cuerpo policial, y estimó más bien que quien esté “soplando” sea algún funcionario del Poder Judicial.

“Los fiscales ya nos habían dicho que en esa instancia tendrían bastante trabajo”, dice Zambrana, agregando que este operativo se trata también de un experimento, de y cumplir los trámites formales de allanamiento con orden judicial, sin descartar que las próximas requisas sean por sorpresa, siempre y cuando investigación policial evidencie la relación con la narcoactividad.

Sin embargo, el juez suplente Abelino Cordero envió una carta al jefe policial, en la que reclama que no es en el Poder Judicial que se fuga la información, y aduce que el problema se presenta con efectivos de la institución policial.