•  |
  •  |
  • END

Los funcionarios del Instituto Nacional de Defensa del Consumidor, Indec, realizaron una asamblea con los pobladores de barrios del Distrito III para que expusieran los problemas y denuncias relacionadas a los servicios básicos.

Al evento asistieron representantes de Gas Natural (Fenosa) el Instituto Nicaragüense de Energía, INE, Claro de Nicaragua, Movistar y el Instituto Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, INAA, quien tuvo que asumir el rol de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, quien fue el que el “gran ausente”.

Marvin Pomares, Director del Indec, indicó que estas asambleas se han venido realizando en el trayecto de este año, como parte de un proyecto que permite que los usuarios de los siete distritos de Managua, presentar sus dificultades delante de los delegados de cada empresa, para que estos sean un conducto firme y se logre resolver la problemática más efectivamente.

“Estamos dando la facilidad de que ellos mismos tengan la oportunidad de exponer sus problemas, y que los delegados por cuenta propia lleven el mensaje a sus empresas y sepan solucionarlo lo más pronto posible. Somos un puente entre los consumidores y las empresas de servicio básico”, afirmó.

Pomares advirtió que esto es solo parte de un plan que ha tenido éxito entre los pobladores, ya que cada vez más quieren participar en este tipo de eventos.

“Al principio nos costó un poco que la gente entendiera el motivo de esta asamblea, pero ahora cada barrio hasta envía un representante, y gracias a eso es que se han resuelto muchos de los problemas, aunque también hay unos que quedan sin resolverse, pero estamos seguros de que esta es una de las formas para que los consumidores sean escuchados”, señaló.

Lidia del Carmen Díaz, habitante del barrio “Nora Astorga”, demostró gran entusiasmo al participar en la asamblea. “En mi barrio hay muchos problemas, entonces me decidí a venir para poder hablar sobre las cosas que pasan y a ver si me lo logran resolver, y espero que así sea”, indicó.

Doña Lidia explicó que, durante todo el invierno, en su barrio sufrieron problemas con el sistema de aguas negras, ya que cada vez que llovía, los servicios higiénicos de cada hogar se rebalsaban, situación que los llevó a llamar en varias ocasiones al número de emergencia de Enacal, sin encontrar respuesta.

“El problema del barrio donde vivo no es nuevo, lo que sucede es que ya estamos cansados de llamar y que nadie nos haga caso, y esperamos que por este medio se nos cambie por completo las tuberías negras, porque las que tenemos no sirven,”, dijo.