•   GRANADA  |
  •  |
  •  |
  • END

El próximo miércoles vence el plazo que pidió el Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales, Marena, para resolver sobre la solicitud que hicieron habitantes granadinos de El Hormigón, Las Prucias, El Escudo, El Rosario, El Pochote y Villa Feliz, de ejecutar el cierre de la curtiembre “La Fuente”.

La prórroga la pidió la delegada departamental, Ligia Flores Castillo, ante un grupo de ciudadanos que exigen la clausura de la polémica tenería.

“El Marena necesita una serie de pruebas --además de los malos olores-- para resolver. No puedo decidir ahora, tengo que informar a nuestros superiores. Pido hasta el miércoles 1 de diciembre”, señaló Flores Castillo.

Mientras varias madres y padres de familia permanecían en la calle frente a Marena con mantas y pancartas relativas a los daños causados por la emanación de fétidos olores, en la sala de reuniones una comisión de los afectados y representantes de la empresa plantearon sus argumentos a delegados de entes gubernamentales, entre ellos la Procuraduría General de la República y el Ministerio de Salud (Minsa).

Heberto López, líder de la comunidad El Hormigón, cercana a las instalaciones de La Fuente, manifestó que las condiciones de vida son insoportables, debido a que el hedor causa vómitos, dolores de cabeza y diarrea.

Cuestionó la supuesta utilización de tecnología de punta que evitaría la pestilencia. “Causaron un problema serio porque empezaron a trabajar sin tecnología: los mismos batanes que utilizaba Kurt Price y las mismas lagunas de oxidación que reciben aguas residuales con todos los desechos, en vez de recibir aguas tratadas. No cumplieron los compromisos asumidos por el ingeniero René Altamirano, para obtener el permiso de operación”, alegó.
    
500 pieles diario  
Altamirano, gerente de la empresa, expresó que debido a la situación, han reducido a un 25 por ciento la capacidad de la planta que antes procesaba dos mil pieles diario. “Los ajustes son parte del proceso para el permiso ambiental. Hicimos una evaluación y nos dimos cuenta que hay algunas cosas que mejorar, en los próximos días vamos a presentar un informe detallado al Marena de los aspectos a mejorar. Esos cambios  no van en detrimento de la salud de ustedes”, dijo.

 Directivos de la empresa anunciaron la adquisición de una deshidratadora centrífuga valorada en 60 mil dólares, cuyo propósito es separar el material (lodo) líquido de los sólidos y optimizar los equipos. No obstante, los afectados consideraron insuficiente la planta y exigieron mayor inversión.