elnuevodiario.com.ni
  •   SAN JOSÉ  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Costa Rica exigió hoy a Nicaragua que suspenda los trabajos de dragado del río San Juan, que abrieron un conflicto fronterizo entre los dos países hace casi seis semanas, y retire a sus militares de una isla fluvial en disputa.

"La petición costarricense está contenida en una nota que el Canciller (encargado), Carlos Roverssi, remitió hoy al Ministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua, Samuel Santos, y que fue entregada al Embajador de Nicaragua en Costa Rica, Harold Rivas", señaló la cancillería en un comunicado.

Justificó su petición en un "principio fundamental de la buena fe", que obliga a la suspensión de toda acción en el terreno "a fin de evitar la agravación de la situación" cuando un país demanda a otro ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, como hizo Costa Rica con su vecino el 18 de noviembre.

San José, que denunció una invasión militar a su territorio en la zona del San Juan, había hecho una petición similar a Managua la semana pasada. Sin embargo, Nicaragua se niega a replegar a sus soldados, alegando que están en su territorio, o a suspender el dragado del río, que le pertenece.

"Costa Rica recuerda a la República de Nicaragua que el principio fundamental de la buena fe exige que una vez que la Corte Internacional de Justicia ha acogido una solicitud de medidas provisionales para su estudio, las partes suspenden toda acción en el terreno relacionada con el objeto de las medidas", dice la nota diplomática.

"La República de Nicaragua continúa ocupando territorio costarricense, así como se ha confirmado que continúa destruyendo delicadas zonas de humedales nacionales, debidamente registradas y reconocidas a nivel internacional", agrega.

Indica que la Corte de La Haya fijó del 11 al 13 de enero de 2011 las audiencias por esta disputa entre los dos países centroamericanos, que tienen un historial de rencillas por el río San Juan.

San José llevó también esta disputa, iniciada tras el comienzo del dragado del río por parte de Managua, el 18 de octubre, ante la Organización de Estados Americanos, que convocó a una reunión de cancilleres para el 7 de diciembre.