•   Madrid / El País  |
  •  |
  •  |
  • END

El conjunto de documentos filtrados incluye varios cuyo valor principal es la luz que arrojan sobre acontecimientos históricos cuyas consecuencias se prolongan en algunos casos hasta el día de hoy. Los dos primeros son los más antiguos del paquete que se hace público: fueron enviados en 1966 y 1972 desde Argentina e Irán. El tercero procede también de Irán, pero ocho años más tarde, en plena Revolución Islámica. El cuarto, de 1986, hace referencia a la liberación de dos terroristas chiíes por parte de España. Y el último, de 1990, informa de la inminente liberación de líder sudafricano Nelson Mandela, el principio del fin del apartheid.

Argentina y las Malvinas.
El 28 de diciembre de 1966, seis meses después del golpe de Estado del general Juan Carlos Onganía y 15 años antes de la guerra que enfrentó a Reino Unido y Argentina por las islas Malvinas, la Embajada de Buenos Aires alerta de que Argentina planea aumentar sustancialmente sus aguas territoriales en las próximas semanas, abarcando en su nueva configuración a las Malvinas. 'La prensa informa y diversas fuentes de la embajada confirman que la nueva legislación argentina, que cambia de forma unilateral la jurisdicción marítima, está en avanzado estado de revisión', dice el documento, que achaca la urgencia de la decisión a la alarma suscitada en las fuerzas armadas del país por la aparición en aguas argentinas de navíos cubanos y soviéticos. La embajada explica que ha intentado frenar la decisión informando a los oficiales argentinos de que tal cambio no solucionará el problema y podría crear 'nuevas fuentes de malentendidos y conflictos'.

Escuadrones para el sha
El 25 de febrero de 1972 el embajador en Irán informa de que el sha de Persia, a través de su ministro de Defensa, ha pedido a EU que haga un esfuerzo y acelere la entrega de 16 escuadrones de cazas F-4. El motivo de la urgencia del monarca Reza Pahlevi es su preocupación por 'las ambiciones de la Unión Soviética y por el reciente acuerdo de amistad firmado por la URSS e Irak'. El embajador recomienda que se atiendan las peticiones del sha y que se le dé a Irán prioridad en la entrega de escuadrones.

Los persas y su 'egoísmo desbocado'
He aquí un ejemplo de cable de contenido 'psicológico'. El 13 de agosto de 1979, en plena Revolución Islámica, la embajada de Teherán envía un análisis de la forma de ser de los 'persas' --de sus 'limitaciones'-- dirigido a representantes del Gobierno y a ejecutivos de empresas que tengan que negociar con ellos. El análisis incluye descripciones como las siguientes: 'Quizá la única característica dominante de la psique persa es el egoísmo desbocado'. 'Su larga historia de inestabilidad e inseguridad impulsa la autopreservación'. 'Se preocupan de uno mismo y dejan poco espacio para entender los puntos de vista del resto'. 'Su mentalidad es de bazar (...) ignoran sus intereses a largo plazo a favor de ventajas inmediatas'. 'Tienen poca vista y usan tácticas de acoso'.

'Son incapaces de comprender la causa efecto'. 'Debido al Islam y su énfasis en la omnipotencia de dios, incluso los persas educados al estilo occidental tienen problemas para entender la interrelación de los eventos'. Tras la descripción se hacen una serie de reflexiones: 'No hay que asumir que un iraní entiende las ventajas de una relación a largo plazo basada en la confianza'. '[En las negociaciones, el iraní] Intentará maximizar los beneficios propios'. 'Las negociaciones pueden romperse en cualquier momento'.

Mandela informa de su propia liberación
Un documento del 17 de enero de 1990 anuncia un momento histórico: la liberación de Nelson Mandela tras 27 años en prisión. La fuente no es otra que el propio Mandela, quien a través del abogado Essa Moosa informa de que el 2 de febrero el presidente De Klerk anunciará en el Parlamento su liberación así como el levantamiento del estado de emergencia, la legalización del Congreso Nacional Africano (CNA) y el retorno de los exiliados políticos. El cónsul en Ciudad del Cabo recoge la preocupación del Gobierno de Sudáfrica por las relaciones del CNA con el Partido Comunista de Sudáfrica. Mandela pide que se le transmita al reverendo Jesse Jackson, cuya visita se espera, que a su regreso a EU no defienda el levantamiento de las sanciones, pues podría ser contraproducente. El cable recoge la opinión de Mandela sobre De Klerk: 'Tiene una buena opinión de él (...) aunque le considera el líder del Partido Nacional y poco más'. El cónsul también informa de que Mandela quiere dar su primer discurso en Paarl, cerca de la prisión. 'Políticamente tiene poco sentido', opina el cónsul, 'Johannesburgo parece de lejos el lugar más adecuado'. Finalmente, Mandela dio el 11 de febrero de 1990 desde Ciudad del Cabo su primer discurso en libertad.