•   LEÓN  |
  •  |
  •  |
  • END

Los concesionarios de cuatro cooperativas de taxis legales y taxistas denominados independientes en la cabecera departamental de León, cumplieron cinco días de paro indefinido este martes, y como medida de presión paralizaron durante todo el día el tráfico vehicular en el empalme de carretera León-Chinandega, liberando las vías en intervalos de 2 a 3 horas, generando retraso e inconformidad entre la población.

Al menos 580 taxistas exigen a las autoridades municipales la desarticulación de los taxis ilegales o piratas, así como el ordenamiento de las vías y el transporte en general.

De acuerdo con Ramón Koulzons, representante de la Unión de Cooperativas de Taxis de Occidente, Unicootaxoc, en la localidad circulan libremente al menos 300 taxistas piratas, situación que ocasiona desorden e inseguridad.

En las inmediaciones del edificio municipal, dos taxistas ilegales --Juan Bautista Mairena y César Arrieta-- optaron por iniciar una huelga de hambre, con el objetivo de que las autoridades solucionen este problema. “Todos necesitamos trabajar y llevar el pan de cada día a nuestros hogares”, dijo Mairena, quien es acompañado de otros socios de la Cooperativa Vamos por Más Victorias.

“Este señor (Koulzons) es un mafioso que mantiene un monopolio en el transporte selectivo, nuestra lucha en las calles como piratas es porque necesitamos trabajar y porque tenemos la obligación de darles de comer a nuestras familias”, agregó Mairena.

“Quieren poner pistola al FSLN”

Manuel Alvarado, dirigente municipal del Frente Sandinista, calificó como sinvergüenzas a los taxistas legales. “El partido no puede venir a platicar con cuatro sinvergüenzas que le quieren poner una pistola en la cabeza al FSLN, y quieren hacer lo que ellos quieren. La cosa no es así. Aquí los niveles de pobreza son altísimos y graves, además, el presidente Daniel Ortega ha dejado claro que no le va a quitar el pan de la boca a ninguna persona que quiera trabajar, ya sea como comerciante, triciclero o taxista”, afirmó.

Según el funcionario, el partido gobernante únicamente va a dialogar con aquellos transportistas que estén claros de que el Frente Sandinista es el partido que representa sus intereses, pero no con aquellos que de manera sospechosa realizan actividades que atentan contra el gobierno, y que son actitudes de carácter enemiga. Con ellos no vamos a sentarnos, aseveró Alvarado minutos después de reunirse y tratar de desmontar la huelga de hambre de dos taxistas piratas.

Asimismo, afirmó que es altamente sospechoso que los taxistas en paro tengan presupuesto para pasar cinco días sin trabajar y gastar grandes cantidades para regalar refrigerio, combustible, cenas y pólvora, “Sospechosamente, es posible que esta gente tenga fondos escondidos con la finalidad de dañar la imagen del gobierno central”, apuntó.

El dirigente orteguista fue categórico en afirmar que la orden que ha dado el Presidente es que no hay aprobación de nuevas concesiones. “Eso no significa que nosotros vamos a venir en este período de diciembre, cuando las familias necesitan tener una recreación, a echar presa a la gente que anda trabajando”, indicó Alvarado, tras contradecir al edil Manuel Calderón, quien en días anteriores expresó que la mejor alternativa sería liberar el transporte selectivo.

“El paro va a continuar porque no hay un llamado oficial de parte de las autoridades. Ellos han argumentado que para negociar primero tenemos que desmontar el paro, pero pienso que es una irresponsabilidad, porque esta misma condición han hecho en otras ocasiones y después los acuerdos no se cumplen a cabalidad”, recordó Ramón Koulzons, representante de la Unicootaxoc.

Indicó Koulzons que están abiertos al diálogo, y exigen no sólo el estudio de factibilidad, sino el ordenamiento del sector transporte, esto abarca a las camionetas ruteras, autobuses, triciclos, motocicletas y bicicletas.