Rafael Lara
  •  |
  •  |
  • END

Armando Villatoro, del Comité Ejecutivo Nacional de la Confederación Unitaria de Trabajadores y Trabajadoras de Honduras, Cuth, durante un encuentro centroamericano sindical confirmó que toda trama de algunos sectores de Honduras, que acusan a Nicaragua de armas y entrenar a campesinos de la zona fronteriza, es un montaje para justificar las agresiones de los terratenientes vinculados al gobierno, contra campesinos que están en lucha por sus tierras.

Durante el foro centroamericano sindical, realizado el 29 y 30 de noviembre en el Hotel Estrella, alegó que el tema sonado, en el cual se involucró a Nicaragua, no es más que una disputa por la tierra, que primero se vendió a un norteamericano, y luego al fuerte empresario Miguel Facussé, quien busca despojar de sus tierras a toda una comunidad.

“El gobierno intervino y se llegó a acuerdos de comprar la tierra y entregarla a los campesinos para resolver el problema, pero no se cumplió; para agudizar el conflicto, ahora hay toda una campaña de los terratenientes, apoyados por algunos medios de comunicación.

“Las acusaciones son que Nicaragua los está armando y entrenando, entre otro montón de cosas que todos sabemos que no son ciertas”, dijo Villatoro alegando que en el conflicto han asesinado a muchos campesinos.

El sindicalista señaló que aprovechándose de la situación, ahora se le quiere dar un tinte político, cuando todo es una cortina de humo para mandar al Ejército y a la Policía para cubrir las acciones contra el campesinado que lucha por su tierra.

“Irónicamente invaden la zona, para ‘desarmar’ a los campesinos, pero no hacen nada para desamar a los que mataron a los campesinos pobres, como parte de un show político. En esto hay involucrada gente colombiana y supuestamente también israelitas, que permanecen en la localidad, alegando que es para luchar contra el narcotráfico”, comentó.

Agregó que la lucha sindical entre trabajadores y empresarios es permanente, pero hay esfuerzos por reducir las diferencias. “Todos los trabajadores tenemos los mismos principios, las mismas necesidades, los mismos problemas de pobreza e incluso los mismos conflictos con los empresarios”, expresó, agregando que los trabajadores tienen que encontrar diferentes mecanismos de lucha para dar con soluciones.

Buscan unidad

Pedro Ortega, sindicalista de la Central Sandinista de Trabajadores, expresó que el encuentro centroamericano en el que participaron El Salvador, Honduras y Nicaragua es parte de un intercambio de experiencias, y para coordinar acciones sindicales, alrededor del diálogo social y ver los avances en materia de empresas de zona franca.

“Hay retrocesos en el caso de Honduras, después del golpe de Estado contra el presidente Manuel Zelaya, se han desatado persecuciones a sindicalistas y represión contra los trabajadores”, comentó Ortega, quien mencionó que en el caso de Nicaragua se ha llegado a acuerdos tripartitos en ámbitos salariales y beneficios para los trabajadores.

Alegó que a pesar de que la mayoría de los acuerdos se han cumplido, aún hay acuerdos a los cuales les están buscando salidas, por ejemplo, el referido al acceso a una casa digna.