elnuevodiario.com.ni
  •   San José  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, anunció hoy que reforzó la presencia policial en la desembocadura de ríos costarricenses en la frontera con Nicaragua debido a "insinuaciones" de ese país, con el que mantiene una disputa territorial.

Chinchilla declaró en una conferencia de prensa que ha instruido al ministro de Seguridad, José María Tijerino, a reforzar la vigilancia en la desembocadura del los ríos costarricenses Colorado, San Carlos y Sarapiquí, en el norte del país. "Nos han seguido amenazando de que van a seguir adelante. Han hecho insinuaciones de posibles incursiones en el río Colorado, de posibles trabajos que afecten la boca y el cauce", manifestó Chinchilla.

La mandataria sostuvo que los policías no se acercarán al foco del litigio bilateral, pues respeta la resolución de la Organización de Estados Americanos (OEA) que pidió a ambos países despejar la zona de oficiales armados y que fue rechazada por Nicaragua.

Ortega limpiará el delta del río San Juan
El pasado lunes, el presidente nicaragüense, Daniel Ortega, aseguró que para mediados de diciembre se comenzará a limpiar el delta del río San Juan desde un punto donde el caudal de la vía fluvial nicaragüense se va hacia el costarricense río Colorado. Afirmó que este problema reduce el caudal del San Juan y que basta limpiar un poco el río para que recupere su caudal de manera permanente.

Ortega también ha dicho que su país reclamará ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) el derecho de navegar por el río Colorado.

Por su parte, el ministro Tijerino expresó hoy que la vigilancia "se está reforzando desde el momento en que el señor Ortega anunció sus pretensiones sobre el río Colorado". "Se ha aumentado el patrullaje y tenemos todo un dispositivo de defensa del río Colorado y sus canales aledaños", manifestó el ministro.

Agregó, "mientras la amenaza persista tenemos el deber de defender el territorio y hay que hacerle saber al agresor que no tenemos miedo".

Relaciones entre ambos países están al mínimo
Asimismo, la mandataria tildó de "cobarde" a Ortega y afirmó que las relaciones entre ambas naciones están "al mínimo". "Solo los cobardes son valientes con los indefensos", manifestó Chinchilla en clara alusión a Ortega y su gobierno.

"Hoy me permito recordarles a esos señores del norte, que con sus palabras altisonantes, con sus bravuconadas y uso de la fuerza, que solo los cobardes son valientes con los indefensos", expresó la mandataria.

Agregó que "no serán los desplantes y caprichos de dirigentes políticos de otros confines los que nos descarrilarán, no van a ser ellos los que nos saquen de esta tradición casi sagrada de nuestro país" de no tener ejército. "No serán sus reiteradas provocaciones las que nos arrastrarán a los escenarios de violencia y agresión a los que ellos están acostumbrados, no serán ellos quienes escudados en el poder de las armas vengan a decirnos de qué se trata ser valiente", sostuvo Chinchilla.

Costa Rica ha denunciado a Nicaragua ante la CIJ, la OEA y la Secretaría de la Convención Ramsar, por los daños ambientales e invasión militar a una porción de la costarricense Isla Calero (Caribe).

El litigio fronterizo comenzó el 21 de octubre pasado cuando Costa Rica denunció que Nicaragua estaba lanzando en la costarricense Isla Calero los sedimentos del dragado del fronterizo río San Juan, de soberanía nicaragüense.

Posteriormente, San José acusó a Managua de construir un canal en la Isla Calero para unir el río San Juan con la nicaragüense Laguna Los Portillos, causando daños a un humedal declarado como de importancia internacional por la Convención Ramsar en 1996.