•  |
  •  |
  • END

Varios expertos en Epidemiología secundaron la afirmación que hizo ayer el viceministro de Salud, doctor Elías Guevara, respecto a que el cólera tiene cercado a Nicaragua, y en cualquier momento puede entrar al país.

Los expertos advirtieron que, en nuestro territorio, dicha enfermedad sería más letal que la leptospirosis.

En la culminación del III Congreso de Salud Pública, el doctor Guevara aseveró que en este momento “estamos saliendo de una epidemia de leptospirosis, estamos todavía en una epidemia total de dengue, y con la amenaza del cólera, porque esta última está en la puerta del aeropuerto o de los puertos de Nicaragua”.

También agregó que “en cualquier momento puede penetrar (el cólera) en nuestro país, pero dentro del proceso organizativo y de desarrollo mismo de nuestro sistema de salud, nos permite dar respuesta de forma rápida a los eventos que puedan suceder”.

Preocupa hermetismo

Sin embargo, los especialistas en epidemias consultados por EL NUEVO DIARIO coincidieron en que es “preocupante” la forma hermética con que el Minsa maneja estos casos.

Alertaron porque si la epidemia de la leptospirosis no fue controlada, la misma que causó 19 muertes, en la del cólera, la letalidad es mucho mayor, por lo que el número de defunciones podría ser el triple de lo que provocó la leptospira.

Presupuesto para fines políticos

Señalaron, además, que el cierre del Hospital Alemán Nicaragüense implica la existencia de una alerta sanitaria, por ende registran casos sospechosos, que pueden estar ya confirmados y que el Ministerio los está ocultando, porque “no tienen los elementos epidemiológicos para combatir este mal. Además, el presupuesto que resta del año no lo están utilizado para el control de la enfermedad, sino con fines políticos, en la brigada de médicos sandinistas”.

Igualmente, indicaron que si ha habido casos sospechosos, no se han hecho los controles de foco, es decir, no han implementado un control adecuado de los nuevos hallazgos, que posiblemente ya son confirmados, en la residencia de las víctimas.