•   MÉXICO / EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

El estado mexicano de Morelos confirmó ayer la detención del menor de 14 años Edgar Jiménez Lugo, acusado de degollar a varias personas, y solicitó a la Procuraduría (Fiscalía) General de la República que se encargue de este caso, al tiempo que instó a que se reforme la Ley Federal para Adolescentes.

Lugo, alias “El Ponchis”, fue detenido ayer en el aeropuerto de la ciudad de Cuernavaca, capital de Morelos (centro), donde se encontraba en compañía de sus dos hermanas, Elizabeth y Oliva, explicó el gobierno estatal en un comunicado.

De acuerdo con versiones oficiales, el niño “sicario” utilizaba a sus hermanas como señuelo para atraer a sus víctimas y luego degollarlas.

Tras la detención, el gobernador de Morelos, Marco Antonio Adame, señaló que, por tratarse de delitos del fuero federal y común, ligados a la delincuencia organizada, debe ser la PGR quien se haga cargo del caso.

La prensa local aseguró que “El Ponchis” está acusado de participar dentro del Cartel del Pacífico Sur (CPS) “y de ser el encargado de degollar y descuartizar a sus víctimas”.

En el momento de su captura, el menor llevaba consigo un acta de nacimiento expedida en la ciudad de San Diego (California, Estados Unidos), por lo que el gobernador de Morelos solicitó que se comprobara, además, su estatus migratorio.

Adame se dirigió también a la Cámara de Senadores mexicana y le solicitó que dé “celeridad” a la Ley de Justicia Federal para Adolescentes, por medio de la cual se podrán endurecer las sanciones a los menores infractores.

El senador por Morelos, Sergio Álvarez Mata, precisó que dicha ley ya fue aprobada en lo general y en las comisiones de Gobernación y Justicia, por lo que la próxima semana podría ser aprobada en su totalidad.

Dice que sintió “feo” matar
La prensa mexicana citó ayer unas declaraciones del niño detenido en las que éste asegura que sintió “feo” al matar a cuatro personas, y que fue capturado por la organización criminal a los once años bajo amenaza de muerte.

La persecución del niño comenzó en octubre, después de que militares detuvieran a parte de una banda de delincuentes, uno de los cuales confesó que el más sanguinario era “El Ponchis”, a quien los soldados dejaron ir porque se trataba de un menor, según versiones periodísticas.

Morelos, estado vecino de la capital mexicana, ha sido sacudido por la violencia desatada entre cárteles rivales y escenario de violentos choques entre criminales y militares, como el ocurrido en diciembre pasado, cuando fue abatido a tiros el capo Arturo Beltrán Leyva, alias el “jefe de jefes”