•  |
  •  |
  • END

Para Manuel Madriz, especialista en derecho internacional, la denuncia pública realizad por la abogada Martha Barillas de Bluefields, sobre las supuestas pretensiones de autoridades de Costa Rica de manipularla para que dijera que la Isla Calero es tica y que fue el Ejército nica el que invadió territorio tico, debe ser investigada por autoridades nicaragüenses, para luego plantear una investigación a Costa Rica.

“Si las cosas sucedieron como la abogada cuenta, es preocupante y se debe plantear a nivel de Cancillería para que se investigue y cada país colabore”, expresó Madriz.

Barillas, relató a END que el acoso, de supuestas autoridades ligadas a la Cancillería y a legisladores de Costa Rica, inició en octubre cuando fue contactada por abogados costarricenses de los Reyes Aragón, para defender a seis hondureños acusados de narcotráfico.

Desde ese entonces, asegura Barilla, el abogado Giovanni Enrique Incera Segura de Costa Rica, representante legal de los Reyes Aragón, le ha hecho múltiples llamadas asegurando que si mantiene la versión que sus defendidos estaban en territorio tico y que fue Nicaragua la que invadió territorio para arrestarlos, va a contar con el respaldo de gente poderosa para ganar el caso.

Además, le hizo contacto con otros personajes entre éstos el diputado Claudio Monge del Partido de Acción Ciudadana, quien supuestamente le prometió asilo político, para que dijera que sus “clientes fueron detenidos en Isla Calero, territorio costarricense”.

Trabajo de inteligencia

Estos hechos, para el especialista en derecho internacional, parecen ser ejecutadas por unidades de inteligencia de Costa Rica, que aprovecha cualquier situación para armar una historia y hacer daño.

“Eso es parte de la estrategia de defensa. Con trabajo de inteligencia podés causar más daños que con un batallón de frente y utilizan cualquier situación que les beneficie, por eso Nicaragua debe investigar esta situación”, dijo Madriz.

El doctor Madriz también considera que el cambio de nombre que los ticos han hecho a los sedimentos del Río San Juan como Isla Calero, Isla Portillo y el llamarle río Colorado a un brazo del Río San Juan, es parte de la labor de inteligencia de este país.

Ticos admiten a medias

Por su parte, el legislador costarricense del Partido Acción Ciudadana, PAC, Claudio Monge, descartó haber tenido contacto alguno con la abogada nicaragüense Martha Barillas, aunque reconoció que antes, tuvo conversaciones con Geovani Incera, el abogado de la familia Reyes Aragón, señalada como colaboradora de narcos por autoridades de Nicaragua.

Monge es miembro de la Comisión de Ambiente de la Asamblea de Costa Rica y ha sido el diputado que públicamente más se ha opuesto al dragado en el Río San Juan, desde que Daniel Ortega venía anunciando las obras este año, por los daños ambientales que podría ocasionar a su país.

Además, el 20 y 21 de octubre (cuando explotó el escándalo) apareció en los medios secundando la versión de Marcos Reyes Reyes, hijo de Agustín Reyes Aragón, a quien señalaba como "un finquero tico"; que Edén Pastora y el Ejército de Nicaragua se habían tomado Finca Aragón para dragarla, golpearon a los peones incluyendo a los 6 hondureños y mataron gallinas, reces y cerdos para alimentarse.

“Nunca me he comunicado con ella, pero sí con Monge”
“Barillas está igual a Edén Pastora y Daniel Ortega, que un día dicen una cosa y otro día otra sobre el dragado”, expresó el diputado tico, recordando que al inicio del conflicto, la abogada nicaragüense apareció en medios ticos como Diario Extra, retando al Ejército de Nicaragua a que mostrara pruebas de narcotráfico contra los hondureños y hasta pidió a Costa Rica que los extraditara por haber sido capturados en su territorio.

Sobre el supuesto ofrecimiento de asilo político a Barillas, en la embajada de Costa Rica en Managua, Monge contestó: “yo nunca he llamado a esa señora, ni ella a mí. No la conozco y pueden verificar a los teléfonos de la Asamblea Legislativa, a los personales y a los de mi casa, que no he hecho llamadas internacionales”, aseguró.

“Sí sabía el dato que era abogada de los hondureños y que supuestamente la tenían amenazada en Nicaragua, porque me lo comentó el abogado Geovani Incera, quien me llamó para comentarme lo que estaba ocurriendo porque me había visto en los medios hablando sobre lo del dragado”, añadió.

El legislador agregó que Incera, quien se comprometió en brindar su versión por escrito luego, le facilitó los datos de Barillas en Nicaragua, pero nunca la llamó. “Mi preocupación es el dragado, en el tema político yo no me he metido. Usted sabe que hasta he criticado a la Cancillería de Costa Rica por cómo manejó el tema”, dijo el legislador.

“Hable con Incera porque tiene fe pública”
Sobre su relación con el abogado de los Reyes Aragón, el diputado explicó que fue contactado primero telefónicamente por el abogado Incera y luego tuvo un encuentro informal frente a Casa Presidencial, dentro de los campamentos de una huelga de hambre que se realizaba contra la minería Crucitas.

“Fue algo informal, él me dijo que quería hablar conmigo. Con honestidad lo había escuchado porque como abogado el tiene fe pública y mi intencionalidad de que nos viéramos allí fue porque era en público y andaban varios medios de prensa que lo entrevistaron”, dijo el parlamentario.

“Sí le digo que el señor Incera me comunicó que había hablado con ella. Esto es un asunto delicado y yo no puedo andar hablando con desconocidos”, culminó Monge.

Últimamente este legislador no se ha referido al dragado en el Río San Juan, tampoco sobre la denuncia de los Reyes Aragón. Él es diputado del PAC, de una zona cercana al sitio en disputa.

Una publicación en internet de la Cancillería costarricense que responde al llamado Libro Blanco publicado en Nicaragua, habla que el conflicto por la zona de Harbour Head que los ticos llaman Isla Calero, Finca Aragón e isla Portillo; inició con la denuncia de de una familia, pero no se refieren a su nacionalidad.

El Ejército, la Policía Nacional, el Ministerio Público y todos los involucrados en el problema; señalan a los Reyes Aragón como nicaragüenses vinculados a los narcos y son llamados "Los Tarzanes", que luego de descubrir su ilegal negocio, huyeron a Costa Rica a poner la denuncia de invasión.