•  |
  •  |

Doctor Marvin López Guatemala, Gastroenterólogo graduado en la Universidad Austral de Chile, realizando colonoscopia, la mejor prueba para establecer el diagnóstico de cáncer de colon. Mientras más temprano se haga el diagnóstico dice el experto, hay más posibilidades de salvarle la vida al paciente, pero lo mejor sigue siendo la prevención.

La medicina moderna muestra una enorme preocupación sobre la propagación del cáncer colorectal o de colon, al extremo que en países como Estados Unidos se habla de una epidemia de este cáncer que en 2007 fue la segunda causa de muerte, después del cáncer pulmonar.

En Estados Unidos (2007) se presentaron 153,760 nuevos casos de cáncer de intestino grueso o colon y 52,180 fallecimientos por esta causa.

Para conocer el comportamiento de esta enfermedad en nuestro país y cómo debemos prevenirla entrevistamos al doctor Marvin López Guatemala (teléfono 2254-5130 / 8854-1303) uno de los mejores gastroenterólogos de nuestro país y luchador incansable contra el cáncer digestivo.

¿Cuál es el origen de este cáncer?
En general no conocemos el origen del cáncer, pero en el de tipo colorectal, sea cual sea su causa, sí sabemos que surge de pequeñas protuberancias del colon que son pólipos adenomatosos, de los cuales sabemos el 30% de los adultos y el 50% de los ancianos los tienen sin presentar molestias, un 5% sangran y el 1% se vuelve canceroso.

¿De qué depende que un pólipo del intestino grueso se vuelva canceroso?  
La posibilidad de que un pólipo del intestino grueso degenere en cáncer tiene que ver con el tamaño de la lesión, mientras más pequeño menos riesgo: menores de 1.5 centímetros 2%; un riesgo intermedio de 2-10% cuando el pólipo tiene 1.5-2.5 centímetros y el riesgo es elevado (10%) en pólipos mayores de 2.5 centímetros.

Cuando se detecta un pólipo adenomatoso hay 33% de posibilidad de encontrar otras lesiones. Se cree que estos pólipos tardan más de 5 años para dar síntomas.

¿Cuáles son los síntomas de presentación del cáncer de colon?
Los síntomas dependerán de la localización de la lesión. En el colon ascendente estos tumores se ulceran frecuentemente y provocan pérdida de sangre crónica por lo que estos pacientes presentan anemia y sangre oculta en las heces positivas. En el colon transverso hay más síntomas de obstrucción como cólico, dolor de barriga o perforación del intestino grueso. Los cánceres en la zona rectosigmoidea se manifiestan con dolor anorectal o tenesmo, disminución del calibre de las heces y sangrado postdefecatorio (rectoragia).

¿Qué tiene que ver la herencia con este tumor?
La herencia es un factor de importancia en esta tumoración maligna, porque un 25% de estos pacientes tienen una historia familiar, lo que sugiere predisposición genética de esta enfermedad.

Los familiares de primer grado (hijos, hermanos) de un enfermo de este cáncer y cuando hay una historia de otros tipos de tumores malignos como el de ovario o endometrio diagnosticados en etapa temprana, tienen un riesgo aumentado.
Puede darse el hecho de que exista una poliposis hereditaria o historia de colitis ulcerativa que son factores de riesgo muy altos.

¿Qué puede decirnos sobre la influencia de factores ambientales en el desarrollo de un cáncer de Colon?
Ya existen estudios concluyentes que han establecido la conexión entre los factores ambientales y el cáncer de colon. Entre éstos destacan el tipo de alimentación, herencia, enfermedad inflamatoria intestinal, obesidad y falta de actividad física.

¿Qué importancia se le atribuye a la alimentación?
Este cáncer es más frecuente en las personas de clase social alta que viven en ciudades y mientras las personas coman más carnes rojas, grasa y aceite tiene mayor riesgo. Es decir, que el consumo per cápita de calorías aumentado brinda más riesgo de cáncer colorectal, así como ocurre en las enfermedades del corazón con el aumento de las grasas sanguíneas.

El consumo de grasas animales provoca mayor aumento de bacterias anaerobias en el intestino que transforman los ácidos biliares normales en cancerígenos. Grupos religiosos como los mormones y adventistas que tienen hábitos alimenticios más moderados, tienen una frecuencia y mortalidad menor por el cáncer colorectal en relación con el resto de la población.

¿Qué recomendaciones da usted para preservar la salud del colon y prevenir el cáncer?
Muchas personas no ponen atención al intenso trabajo que realiza el intestino, ya que no sólo es un órgano de la digestión, sino también una parte inteligente de nuestro cuerpo que tiene que ver con nuestra salud, sistema de defensa, fortaleza del esqueleto y hasta las emociones.

Algunas recomendaciones que deben tomarse en cuenta son el comer de forma tranquila, masticar bien los alimentos y evitar tragar aire que produce flatulencias o gases. Necesitamos fibra de origen vegetal la cual conseguimos comiendo cinco raciones de fruta al día, verduras y granos enteros.

Es recomendable comer con moderación alimentos procesados, los que contienen endulzantes artificiales y los que favorecen la acidez estomacal como cítricos, picantes, exceso de condimentos y grasas, cafeína, chocolate, frijoles, cebolla y vegetales crucíferos como coliflor, col y rábanos.

¿Qué papel juega el ejercicio y las emociones en la salud del colon?
La inactividad física y la obesidad troncular o “en forma de manzana”, aumentan la probabilidad de sufrir cáncer de colon y el ejercicio ayuda a aliviar los males digestivos y cuanto mayor es la actividad física menor es la frecuencia de estos trastornos. Se recomienda un mínimo de 30 minutos de ejercicio diario, por ejemplo la caminata.

En relación con las emociones, le diré que existe una conexión entre el cerebro y el intestino, en donde algunos señalan que hay “un segundo cerebro”; recuerde que a veces un retortijón o náusea nos alertan sobre la presencia de ansiedad o una severa crisis de salud y la meditación, el yoga y la respiración profunda reducen el estrés general y digestivo de una persona.

¿Cuál es el vínculo que tiene el colon con el Sistema Inmunológico o de defensa?
Recordemos que los intestinos producen alrededor del 95% de la serotonina alojada en el cuerpo que tiene que ver con el estado de ánimo y el sueño, por lo cual se dice que si el tracto intestinal es desdichado el cerebro llora.

El intestino aloja 75% de las células del Sistema Inmunológico o de Defensa y se le considera un órgano de nuestro cuerpo que aplica una vigilancia implacable contra microbios y sustancias extrañas. En el colon hay millones de bacterias que aumentan la resistencia contra las enfermedades, pueden disminuir el riesgo de obesidad o enfermedades crónicas inflamatorias como artritis reumatoidea, esclerosis múltiple, colitis inflamatoria y otras.
Por ello, es importante recomendar que no se debe de abusar de los llamados limpiadores de colon ni de los antibióticos que pueden alterar la flora bacteriana normal que trabaja día a día para preservar nuestra salud y entre los cuidados de la dieta no se olvide consumir alimentos con probióticos que son productos que contienen cepas de lactobacilos y bífido-bacterias que favorecen el crecimiento de las bacterias del colon y favorecen la salud física y emocional.

(*) Especialista y Profesor en Medicina Interna, Comunicador Social.
Teléfono 2267-0251 / 8854-7884
Email: maltezvic@hotmail.com
Calle principal de Altamira frente a CECA