•  |
  •  |
  • END

Ayer doña Rosario Rodríguez, de la Colonia Primero de Mayo, decidió hacer las compras de la Purísima, o Gritería, en el Mercado Oriental, con la esperanza de encontrar productos más baratos.

La señora, cuya familia tiene más de ocho años de celebrar la Purísima en la capital, dice que destina cada año un poco más de 5,000 córdobas para dar una “gorra” o “brindis” que valga la pena.

Como ella, cientos de capitalinos y de pobladores aledaños a Managua están dejando a última hora la tarea.

El comerciante Francisco Zelaya, de Variedades Francys, del Oriental, detalla que actualmente hay más visitas en el mercado, de modo que las ventas están incrementado en más o menos un 30% en los últimos ochos días, respecto de las primeras semanas del mes pasado.

“Sin embargo, en 2009, el movimiento estuvo mejor. Ahorita lo que más se está llevando la gente son las panas y los vasos que tienen la imagen de la Concepción de María. Así como las pelotas de plástico. Aunque también están comprando muñequitas (del mismo material) para incluirlas en la gorra”, especifica.

En algunos negocios del Oriental, inclusive, las ventas, por ese fervor mariano, superan ya los 100 mil córdobas a diario, especialmente si son distribuidores de los productos descritos.

“Gorra” más cara
Adelayda González, otra vendedora de artículos de plástico en el centro de compras en mención, destaca que en estos días totaliza ventas que alcanzan los 5,000 y los 6,000 córdobas por día.

Es decir, “a mí se me han duplicado las ventas, en comparación con lo que vendí entre enero y noviembre de este año”, explica, tras referir que está optando por cerrar la tienda más noche, para mantener ese ritmo de ventas.

Entre tanto, Manuel Aragón, otro vendedor del Oriental, refiere que sus ventas alcanzan, en la temporada de la Purísima, los 45 mil córdobas por día. Eso implica un aumento, en términos de ventas, de un 80%, tomando en cuenta que en días “normales”, según dice, registra ventas por el orden de los 25 mil córdobas.

Admite, no obstante, que los productos están más caros. Aragón explica que éstos registran incrementos del 15 al 20%. Algo en lo que concuerda Zelaya.

“Eso se debe a que el plástico está más caro, el petróleo no se ha mantenido estable, y eso ha influido en el incremento que termina trasladándose a los consumidores”, argumenta Zelaya.

Isabel Cuadra, devota de la Virgen, afirma que ha encontrado las panas, platos y vasos de plástico hasta 20 córdobas más caros respecto al año anterior.

En ese contexto, los vendedores consultados destacan que están rebajando los productos en las ventas al por mayor, pero los descuentos más favorables se obtienen al comprar por cien, pues en esos casos la rebaja supera los cinco córdobas por unidad.

Celebración es de pobres
De acuerdo con González, los clientes que predominan en la temporada son de clase media y baja. “Claro, al mercado también vienen los ricos, vienen ministros, gente del Gobierno, los ricachones liberales, todos ellos aquí vienen a parar, pero la mayoría de la gente que celebra La Purísima es gente pobre, que pasa ahorrando todo el año, o destina el aguinaldo para festejar a la Virgen”, comenta.

Zelaya coincide con González: “Aquí (al mercado) esa gente viene a quebrar el chanchito, literalmente, para poder hacer sus compras. Ellos cuentan centavo por centavo para luego comprar”, agrega.