•  |
  •  |
  • END

Miles de nicaragüenses, costarricenses y ciudadanos de otras nacionalidades orarán ante la Inmaculada Concepción de María este siete de diciembre, en la Embajada de Nicaragua, en San José, por la hermandad de ticos y nicas que en estos días se ha visto fracturada por el conflicto fronterizo de las dos naciones.

En la tradicional Gritería que cada año celebra con éxito la misión diplomática nicaragüense, se aprovechará para orar por dos pueblos hermanos, sin perder la tradición nicaragüense que cada vez más se divulga en Costa Rica por el fenómeno de la migración, explicó el embajador de Nicaragua, Harold Rivas.

Según Rivas, “se le pedirá a la virgencita para que dos pueblos hermanos limen asperezas y sigamos viviendo en hermandad”. Añadió que la celebración se hará con mucho fervor y mucha tradición.

Ésta es la más grande celebración en honor a la Inmaculada Concepción de María que se realiza en Costa Rica. Se espera que reúna a unos 4 mil nicaragüenses.

Los gofios, pitos, matracas, indios, chicha y otros regalos más son traídos desde Nicaragua. Esta celebración se hace con el respaldo del gobierno de Nicaragua y empresas privadas. También se reparten bananos, cañas y algunos alimentos de la canasta básica.

El altar es decorado por la organización “Ticos y Nicas: somos hermanos”, y además de los coros religiosos, la celebración se alegra con música de mariachis que llegan a cantarle a la virgen.

Otras celebraciones similares en fervor, pero de menor tamaño, se realizan entre el 7 y 8 de diciembre en empresas dirigidas a la comunidad nicaragüense, en mercados, en La Carpio, con apoyo de ONG y en la zona norte de Costa Rica.