elnuevodiario.com.ni
  •   WASHINGTON  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Costa Rica afronta con cierta preocupación la reunión de cancilleres de la OEA sobre el conflicto fronterizo con Nicaragua, programada para mañana, a causa de su bajo perfil diplomático, declaró hoy su embajador ante el organismo, José Enrique Castillo Barrantes.

Solamente tres países, la propia Costa Rica, Colombia y República Dominicana, han confirmado la asistencia de sus respectivos cancilleres a la reunión, según Castillo Barrantes. "La estamos tomando (la reunión) con cierta preocupación" explicó vía telefónica Castillo Barrantes.

"En este momento se atraviesa la cumbre (medioambiental) de Cancún y muchos países ya enviaron sus cancilleres, de manera que va a haber pocos cancilleres, algunos vicecancilleres" en Washington, reconoció.

Los 33 países activos de la OEA deben en principio escuchar un nuevo informe del secretario general, José Miguel Insulza, y luego pasar al debate sobre la situación, según la agenda de la reunión.

Costa Rica acusa a Nicaragua de desplegar soldados en el extremo de una isla en el río fronterizo de San Juan, mientras que Managua lo niega.

El embajador criticó que en la última reunión de representantes permanentes ante la OEA, sus colegas de Ecuador, Venezuela y Paraguay, afirmaran que la cita de cancilleres no era necesaria, puesto que Costa Rica ya acudió mientras tanto ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ). "Para mi eso es tratar de que la Organización eluda asumir la responsabilidad que tiene en ese caso", criticó el embajador.

Costa Rica se siente también decepcionada por el poco interés que mostraron los asistentes de la Cumbre Iberoamericana en Mar de Plata este fin de semana al conflicto, expresó el embajador.

Ni EU llegará a reunión
A la cita de mañana no acudirá la secretaria de Estado norteamericana Hillary Clinton, ni su adjunto para América Latina, Arturo Valenzuela, este último de gira por Honduras, Guatemala y El Salvador.

"Comprendo hasta cierto punto que Estados Unidos tiene en su agenda mundial asuntos de mucha mayor envergadura", concedió el embajador.

El objetivo de Costa Rica sigue siendo "un pronunciamiento claro de la OEA llamando a Nicaragua a que deje de ignorar al Consejo Permanente", explicó Castillo Barrantes.