•   WASHINGTON  |
  •  |
  •  |
  • EFE


Los representantes de los países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) iniciaron la reunión en la que analizarán el conflicto limítrofe entre Costa Rica y Nicaragua, en una cita que tiene un perfil bajo y pocas perspectivas de resolver la crisis.

La vigésimo sexta Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores de la OEA, convocada específicamente para estudiar medidas que contribuyan a solucionar el conflicto, se inició a las 17.25 GMT, con la ausencia de Nicaragua y apenas dos cancilleres presentes, uno de ellos el costarricense, René Castro.

La reunión se inició tras una sesión preliminar privada entre los delegados y una formal de apertura para elegir a la presidenta de la cita y aprobar el temario y el reglamento, entre otros temas de trámite y de procedimiento. La canciller de Guyana, Carolyn Rodrigues-Birkett, preside la reunión.

Tras la apertura, se celebrará la primera sesión plenaria, que tiene como dos únicos puntos la presentación del informe del secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, sobre la situación en la zona limítrofe de Costa Rica y Nicaragua, y la evaluación de un posible acuerdo sobre las medidas que convenga adoptar para mediar en la crisis.

Lo más probable es que tras esta sesión se suspenda el plenario para que las delegaciones negocien un texto de resolución. La reunión tendrá un perfil bajo, dado que solamente han acudido a la cita dos cancilleres, el de Guyana y Costa Rica. La canciller colombiana, María Ángela Holguín, quien tenía previsto acudir a la cita, tuvo que regresar a Colombia por las emergencias que están causando las lluvias en todo el país.

Algunos países han optado por estar representados por sus vicecancilleres. Es el caso de Guatemala que ha enviado a Estuardo Roldán y Perú a Néstor Popolizio. México, por su parte, registró su subsecretario para América Latina y el Caribe, Rubén Beltrán.

La reunión arrancó con la notable ausencia de Nicaragua, que ya había adelantado el lunes a Efe que "no va a estar presente" en la cita, dado que insiste en su posición de que "la OEA no puede discutir un tema limítrofe" y que no se puede "prejuzgar" la decisión que pueda tomar la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en el conflicto.

En cualquier caso, el canciller Castro dijo al llegar a la sede de la OEA que para su país esta cita es "terminar un trámite", para dar cumplimiento al requisito de debido proceso y agotamiento de recursos antes de poder elevar el conflicto a otras instancias, eventualmente al Consejo de Seguridad de la ONU.

Costa Rica y Nicaragua se encuentran enfrentados desde el 21 de octubre cuando San José denunció que Managua vertía los sedimentos de un dragado que realiza en el río San Juan en su territorio -algo que el Gobierno de Daniel Ortega niega- y de haber "invadido" con soldados un sector de Isla Calero que considera suyo.

Nicaragua mantiene que los militares se encuentran en territorio soberano y para combatir el narcotráfico. San José ha llevado el conflicto a la CIJ y a la Secretaría de la Convención Ramsar sobre los Humedales de Importancia Internacional.