•  |
  •  |
  • END

Estados Unidos describe al gobierno de Nicaragua que preside Daniel Ortega, como una Administración impuntual e imprecisa, desordenada, y con unas instituciones públicas debilitadas y al servicio del proyecto político del partido de gobierno, en el que se coluden funcionarios corruptos y agentes políticos que se lucran del poder de formas oscuras.

Así lo documentan, según los destapes del sitio WikiLeaks, los despachos diplomáticos que desde Managua enviaron los embajadores designados por la Casa Blanca en Managua, entre 2006 y 2010.

Raras personalidades

Una parte de las revelaciones, publicadas por el periódico español El País, ubican al gobierno como parte de un entramado corrupto que se nutre del crimen organizado y de los negocios petroleros con Venezuela, pero otra parte se centra en la rara personalidad de la familia gobernante y de los funcionarios satélites del poder, en busca de negocios y riquezas a cambio de servir desde sus cargos públicos al proyecto continuista de Ortega.

Según un cable reportado por WikiLeaks, el ex embajador Paul Trivelli sospechaba que en algún momento, por presiones de Ortega, la jefa de la Policía Nacional, Aminta Granera, renunciaría antes de las elecciones de noviembre de 2008, y que cedería su cargo a su segundo, Carlos Palacios, a quien Estados Unidos vio como un cercano a Ortega.

“La mayoría de los observadores cree que Granera se retirará y traspasará el puesto a su segundo al mando, Carlos Palacios (Comisionado General y Segundo Jefe de la Policía Nacional). Palacios es un leal de Ortega que ha sido denunciado, no obstante sin probar, de lazos con el crimen organizado y la corrupción en Nicaragua”.

La sospecha sobre el jefe policial no se argumenta con fuentes públicas en los documentos desclasificados de WikiLeaks.

Una descripción del actual embajador Robert Callahan describen a la pareja presidencial como impuntual e informal con sus reuniones de Rosario Murilllo, a tal punto que cita a reunión, la suspende, asume funciones de Cancillería y no notifica ni responde las comunicaciones diplomáticas.

Un ejemplo

“El viernes 19 de febrero, por instrucciones de Washington, el embajador entró en contacto con la oficina del Presidente para saber si Ortega participaría en una reunión propuesta entre la Secretaria de Estado de Estados Unidos y los jefes de Estado de Centroamérica, que tendría lugar en Guatemala durante la primera semana de marzo”.

“Normalmente nuestras peticiones de esta naturaleza no obtienen respuesta. Sin embargo, después de un par de horas de hacer este contacto inicial, la primera dama Murillo llamó personalmente al Embajador, para buscar más información acerca de la reunión”.

“Ella pidió al Embajador visitar la residencia de Ortega, que también sirve como “oficinas” del Estado Mayor Presidencial –NOTA DEL EMBAJADOR: En 2007 Ortega se negó a ocupar el palacio presidencial de Nicaragua. En su lugar gobierna el país --y dirige su partido sandinista desde su casa--”.

“Murillo pidió al Embajador asistir a la cita esa misma noche, después de una reunión de gabinete de gobierno, sin embargo, más tarde volvió a llamar para programar el encuentro para la tarde del sábado 20 de febrero, al explicar que la reunión de gabinete se había quedado más tiempo del esperado”.

“Su comportamiento daña nuestras relaciones”

Sobre la visión de los funcionarios públicos de alto nivel, colocados por Ortega y su partido en cargos públicos de los poderes del Estado e instituciones claves, el mismo embajador escribió lo siguiente respecto a la denuncia de actos de corrupción y extorsión a empresas e inversionistas:
“Los principales funcionarios del gobierno están aparentemente convencidos de que pueden navegar en esta resbaladiza pendiente para su ventaja política, tanto como lo hicieron cuando desplegaron a los jueces sandinistas y las instituciones gubernamentales para obligar a ExxonMobil para comprar petróleo venezolano”.

“Uno de los primeros esfuerzos de Ortega en 2007 fue un intento de traer a los militares bajo su control directo. Después que obligó a la Asamblea Nacional a abandonar a los candidatos independientes para el Ministerio de Defensa, decidió dejar los asientos vacantes en Defensa y otorgar el rango de ‘ministra’ a una débil, pero leal, Secretaria General sin experiencia”.

“El Ministerio (Defensa) ha purgado a todos los tecnócratas de nivel profesional y todas las posiciones claves ahora las integran ideólogos del FSLN”.

Sobre la Cancillería

Del mismo modo, la Cancillería la perfilan como una institución burocrática y no beligerante, bajo la figura del canciller Samuel Santos, quien según las revelaciones, en ocasiones ni está enterado de las acciones diplomáticas del gobierno, que las ejecuta Rosario Murillo.

“Con el tiempo, Santos y el ministerio han desempeñado un papel cada vez más ceremonial”. “Las tareas rutinarias, que requieren de Buena Voluntad, normalmente se manejan en un bajo nivel de trabajo”.

“Estamos de acuerdo con nuestros colegas diplomáticos del circuito (Managua) de que el Ministerio ha dejado prácticamente de funcionar”.

“Ortega sigue cerrando el espacio a las voces independientes de la sociedad civil y medios de comunicación, que pueden educar y defender los derechos de los nicaragüenses”.

“Aunque no ha abandonado del todo, después de las elecciones, sus compromisos públicos de mantener al país en una senda democrática, y ha sido responsable de mantener las políticas de libre mercado, hay varios indicios de que Ortega busca un solo objetivo: la consolidación del poder para perpetuar su dominio”.

“Hoy en día, Ortega y el resto de la elite sandinista residen en mansiones con chofer en Mercedes Benz y vehículos de lujo”.

“Las actitudes misóginas son comunes en el FSLN, al igual que la tolerancia de la violencia doméstica y sexual. Cuando los diputados del FSLN en la Asamblea Nacional votaron a favor de bajar las sanciones penales por violación en marzo de 2006, el diputado (FSLN) Nathán Sevilla justificó el voto al afirmar que el sexo con menores de edad era ‘normal’ en zonas rurales de Nicaragua, y, por lo tanto, no debía ser considera un delito grave”.

“Desde que Ortega asumió, en enero de 2007, muchas organizaciones no gubernamentales, en particular las abiertamente críticas con el gobierno, han experimentado diversas formas de hostigamiento, interferencia, intimidación, presión financiera, y las amenazas de los partidarios del gobierno”.

Desalentar y menoscabar

“Aunque algunas medidas parecen ser inocuas en su superficie, como por ejemplo, auditorías no anunciadas por las autoridades fiscales y amenazas de sanciones económicas, el efecto acumulado general del hostigamiento parece ser parte de un esfuerzo lento y deliberado por parte del gobierno, para desalentar y menoscabar la independencia, la credibilidad y las operaciones de estos grupos y sus objetivos de promoción de los derechos ciudadanos y la libertad”.

“Las organizaciones no gubernamentales, incluida la tradicionalmente de izquierda Oficina de la Coordinadora Civil, a menudo han sido acusadas en base a una aplicación arbitraria de las leyes o falsas acusaciones. Otros, como la centro-derecha Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), ha recibido amenazas de muerte contra miembros de su personal y de sus familias”.

“Estas organizaciones, que representan diversos elementos de la sociedad nicaragüense, comparten una convicción común: que la sociedad civil es el único sector viable que puede mantener Nicaragua en un camino democrático, y apartar a Ortega de sus aspiraciones autoritarias”.

“A pesar de las debilidades de las organizaciones de la sociedad civil en Nicaragua, siguen siendo una de las mayores fuerzas que trabajan en defensa de la espacios democráticos del país. El apoyo de la comunidad internacional será crucial si se quiere tener un impacto, dadas las presiones que enfrentan”.