•  |
  •  |
  • END

A pesar del dolor y de los riesgos que implica quitarse la primera capa de la piel, eso parece poco importar para los amantes de la modificación corporal, y más bien lo llaman un arte contemporáneo.

Es la una y media de la tarde, se improvisa una pequeña sala de cirugía, en la que una silla quirúrgica, el bisturí, el algodón, los guantes y las pinzas son los únicos instrumentos que la conforman. Pero eso sí, aquí no hay nada de anestesia.

El lienzo que el “artista” ocupará, no es más que un tercio dibujado de la piel de una joven de 19 años, la que parece prepararse para un dolor que le llegará “en su máximo esplendor”.

“El procedimiento es bastante profesional”
Hans Cerpas, quien dice haber estudiado dos años de medicina, es el que maneja el bisturí y da forma a la futura cicatrización que da origen a la llamada escarificación, una especie de tatuaje que dura para toda la vida.

“El procedimiento es totalmente profesional, tomamos medidas de seguridad, asepsia y de limpieza, mucho mejor que una clínica de odontología, me atrevo a decirlo, porque ya he estado en el medio”, aseguró Cerpas.

Según Cerpas, él tiene 12 años de hacer modificaciones corporales, piercing, microdermal, implantes y escarificaciones, en esta última asegura que no utilizar anestesia porque no lo ve necesario, “es un dolor que se puede soportar”.

Por eso asegura que la escarificación es una técnica menos dolorosa, “es simple, no es nada del otro mundo”, pues el corte no es demasiado profundo.

“Proceso es arriesgado”
“Es más o menos superficial, se quita la primera capa de la piel y se deja expuesto el tejido adiposo, entonces al quitar esta primera capa nosotros vamos estimulando a que la cicatriz vaya saliendo, de adentro hacia fuera se levanta, por eso es prominente”, explicó.

Sin embargo, el cirujano plástico Rodrigo Cabrera Mendieta asegura que este procedimiento es muy arriesgado, ya que la persona que se somete a esta intervención puede presentar complicaciones.

“Toda herida o corte corre el grandísimo riesgo de infectarse, entonces sí corren el riesgo de una infección local, y esto depende de qué tan grande sea el diseño; una herida por muy pequeña que sea, se puede infectar”, indicó el especialista.

El cirujano también dice que puede haber un sangrado: “Estamos hablando de heridas, y una persona puede perfectamente perder hasta 100, 200, 300cc de sangre, con tantas cortadas, además soportar el dolor”.

Los “queloides”
Asimismo, aduce que en el peor de los casos pueden llegar a formarse “queloides”, que son una aberración de la cicatrización, que nunca se detiene, y progresivamente crece, y es lo que comúnmente conocen como “verdugones” en la piel, éstos --según el especialista-- pican, arden y duelen.

De igual forma, recomienda que lo primero que se debe hacer es realizarse un examen general de sangre para ver las plaquetas y que no se produzca alguna infección, y también ver los tiempos de coagulación de la persona, para evitar un desangramiento.

“Es idóneo hacerse una prueba de VIH, estamos trabajando con sangre, entonces hay riesgos de contaminación tanto para la persona que lo hace como para la persona que está siendo sometida a este proceso. Hay que descartar esa posibilidad”, advirtió.

Marca es para siempre
Antes de que la persona se realice una escarificación, el cirujano señaló que el sujeto debe saber que no puede quitárselas. “Si intentamos quitarla, vamos a producir otra cicatriz. No hay láser, cepillo ni brocha que la quite, por que ya hubo un daño en la piel”, sostuvo.

Por otra parte, dice que las personas que lo hacen deben contar con las medidas higiénicas de asepsia y antisepsia. “Por ejemplo, a la hora de escarificar, el área a diseñar debe estar extremadamente limpia, y pasar antisépticos antes de iniciar el proceso”, indicó.

Aunque, Cristhiane Vaca, una joven que asegura tener 16 perforaciones en su cuerpo, sabe y dice conocer bien los riesgos que corre al realizarse una escarificación, no duda en ser el próximo lienzo que será moldeado por la mano de Hans Serpa. Eso sí, por un costo no menor de 70 dólares.