•  |
  •  |
  • END

El jefe del Ejército de Nicaragua, general Julio César Avilés, dejó entrever que las recién aprobadas leyes en materia de defensa, seguridad nacional y régimen jurídico de frontera, no permitirán que el presidente Daniel Ortega implante una dictadura en el país apoyada por los militares, al afirmar que esta institución no tiene colores políticos y está al servicio de todos los nicaragüenses.

“El Ejército de Nicaragua les pertenece a todos ustedes sin distingo de colores políticos. Este Ejército es de todos los nicaragüenses, nosotros actuamos apegados estrictamente a lo que está establecido en la Constitución y en las leyes. Es más, tenemos clara conciencia de eso… no está inclinado ni para un lado ni para el otro, estamos trabajando en función de la patria”, afirmó Avilés.

“Estas leyes lo que hacen es poner en mejores condiciones a la Administración nicaragüense para prevenir los riesgos. Ya sabemos y lo hemos dicho: hay amenazas tradicionales que son las posiciones expansionistas de otros estados contra Nicaragua, y también están las nuevas, que son el crimen organizado o lo que se conoce como las tradicionales”, recordó el jefe militar.

Para Avilés hubo “consenso”

Algunas organizaciones civiles y políticas, como el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas, Ieepp, y el Partido Liberal Independiente, PLI, respectivamente, consideran que las leyes, pese a los cambios realizados por la comisión especial --conformada al margen de la Ley Orgánica del Poder Legislativo--, no deberían aprobarse con trámite de urgencia, y debieron haberse consultado con otros sectores de la sociedad.

“Aquí hubo una consulta que hizo hace muchos años la nación nicaragüense, el libro blanco o el libro de la defensa nacional, creo que fue un esfuerzo muy importante, y se tomaron en cuenta muchos de los elementos que hay allí. Lo más relevante aquí es el nivel de consenso logrado por la Asamblea Nacional”, dijo.

“Militares en la calle; algo normal”

Avilés negó que con las leyes se vaya a reactivar el servicio militar obligatorio de los años 80, y justificó el cabildeo de los militares ante estas iniciativas en la Asamblea Nacional, recordando que en otros momentos lo han hecho, como cuando se formuló la Ley de Armas.

Sobre la presencia de militares en diferentes puntos de la capital, Avilés dijo que se trata de una actuación normal, y que los uniformados están constantemente en esos lugares, pero que en Nicaragua el Ejército no está en las calles, como en otros países de Centroamérica, sin embargo, ha sido notoria la presencia de soldados en puntos donde antes no permanecían.

“Aquí están las instalaciones de la Comandancia General, allí están los portones de acceso. Si venís a la Asamblea Nacional vas a encontrar a la Policía resguardando, y si vas a un banco, tenés a los CPF; en el caso nuestro, hay personal militar, no puede manipularse la presencia nuestra”, expresó el jefe castrense.