•  |
  •  |
  • END

La inflación, o alza en los precios, será mayor del 8%, pero menor del 10% al término del año, anunció Antenor Rosales, Presidente del Banco Central. En cualquiera de los casos, sin embargo, será superior a la estimación inicial gubernamental que era del 7%. Algo que ya habían anunciado expertos locales y organismos como Funides.

Mientras, el crecimiento económico alcanzará el 3.1%; un uno por ciento más de lo previsto, según dijo Rosales.

El funcionario admitió que se ha tenido un “repunte” en la inflación “más allá de lo esperado”, pero explicó que el indicador aumentó debido al incremento “sustancial” del precio de los frijoles que se dio entre septiembre y octubre pasado. En ese entonces, el grano rojo alcanzó hasta los 25 córdobas por libra.

“Eso nos llevó a una inflación (acumulada) del 8.54% al cerrar noviembre”, planteó. Sin embargo, Rosales resaltó que “estamos tratando de mantener una inflación que se mantenga dentro de un dígito, esperamos que sea menor del 10% y estoy seguro que eso lo vamos a lograr”.

Rosales aclaró que lo anterior no afectará el programa económico que Nicaragua tiene con el Fondo Monetario Internacional, FMI, “porque ellos (el organismo) saben y conocen la situación real de la economía nicaragüense”.

“Los indicadores (además) nos están demostrando --agregó-- que es posible (cerrar la inflación en un dígito), vamos a esperar el comportamiento de las dos últimas semanas de diciembre, que, como saben (en esos días todavía) hay una salida al comercio de los recursos por el treceavo mes (o aguinaldo) que se da a los trabajadores”.

BCN, en general, satisfecho

Rosales destacó que, en general, el 2010 fue un año “positivo” para el país en términos económico-financieros.

“Fue un año donde los nicaragüenses demostramos la tenacidad y el empeño para que en medio de difíciles condiciones de la economía internacional, se tenga un crecimiento económico que estará en el 3.1%, eso lo tenemos asegurado”, reiteró.

De acuerdo con el titular del Banco hay, por otro lado, indicadores “que representan satisfacción”, como es el incremento de las exportaciones y las reservas. “En las exportaciones de Zonas Francas (por ejemplo) vamos a tener un crecimiento por encima del 20%”, dijo.

Incluso, “esperamos en el primer trimestre del 2011 acercarnos a los 84 mil empleos que teníamos en 2007, al finalizar e iniciar la crisis económica internacional”, subrayó.

Crédito, tarea pendiente

A lo anterior sumó la tendencia de las reservas internacionales, que, a la fecha, casi totalizan los 1,600 millones de dólares. “Con las reservas hay una cobertura de más de 2.5 veces sobre la base monetaria. En general, podemos afirmar que hay estabilidad y fortalecimiento en la economía, esos son los logros principales”, sostuvo.

Aunque advirtió que para 2011 tienen como tarea “empujar” el crédito productivo. “La primera tarea, el próximo año, será la de establecer comunicación con los bancos privados de Nicaragua para garantizar la fluidez del crédito, de manera que pueda corresponder el crecimiento del crédito con las expectativas de crecimiento económico para 2011. Ya la CEPAL (Comisión Económica para América Latina) ha anunciado que será del 3%”, puntualizó.

Va otra revisión con FMI

El presidente del BCN, Antenor Rosales, adelantó que en marzo próximo se tiene prevista una revisión del programa económico que tiene Nicaragua con el Fondo Monetario Internacional, FMI.

“Estamos tomando desde ahorita todas las medidas que nos permitan que en esa revisión podamos seguir adelante con el programa de Servicio de Crédito Ampliado, y (así) recibir los 16 millones de dólares que todavía tenemos pendientes con el programa que originalmente firmamos con el Fondo, en 2007”, explicó.

Recordó, además, que el Gobierno solicitó una ampliación del programa y eso implica compromisos que se irán cumpliendo en el transcurso de 2011, como es el caso de la Ley de Microfinanzas e indicadores cuantitativos fundamentalmente relacionados a “los pisos y techos de los activos domésticos de Nicaragua”.

“Siempre” --añadió-- “es una tarea pendiente nuestra relación con el FMI, a la que tenemos que dar seguimiento no sólo nosotros, sino todos los nicaragüenses, porque mantenernos en el programa nos garantiza estabilidad económica y sanidad financiera”.