Rafael Lara
  •  |
  •  |
  • END

Romper con la criminalización que se tiene del migrante y poner primero la seguridad nacional por encima de los derechos humanos de las personas, son dos de los temas abordados durante la video conferencia del IV Foro de Migración y Desarrollo, el cual se realizó como parte de la conmemoración del Día Internacional del Migrante, que se conmemora cada 18 de diciembre.

Lucy Orozco, Directora General Consular de Nicaragua, indicó que el cierre de fronteras y la discriminación no son forma de frenar el fenómeno social de la migración, lo cual se ha criminalizado sobre todo en los países europeos y Estados Unidos, situación que representa un reto en la eliminación de la xenofobia, al igual que poder llevar a la justicia a los tratantes de personas.

“En nuestro caso, de Estados Unidos son deportados quincenalmente entre 70 y 80 personas, mientras de México cada semana se deportan entre 20 y 25 personas, o sea, casi 50 personas quincenal”, dijo la funcionaria.

Criticó que en el último de los grandes foros internacionales al que asistió, junto a la representación de 130 países, poco se aterrizó en las acciones específicas a desarrollar, y no se quiso “poner el dedo en la llaga”, que son las razones del incremento de la migración en los países en vías de desarrollo.

“Es necesario que se designe la migración como un tema de prioridad. En el caso de los trabajadores nicaragüenses que viajan a Costa Rica, la mayoría de sus ingresos no son para una economía de desarrollo, sino como parte de una economía de sobrevivencia de sus familiares”, dijo Orozco, agregando que también es necesario que se mire la importancia de los migrantes como agentes económicos.

Mencionó que Nicaragua no promueve la migración, pero hay problemas estructurales que no logran limitar el flujo de migrantes.

Cambiar percepción

El embajador Julián Ventura Valero, Subsecretario de Relaciones Exteriores de México, recalcó que es necesario cambiar la percepción del migrante como parte importante de la economía de los países y su desarrollo.

También recomendó la necesidad de identificar particularidades para implementar acciones comunes en situaciones como la migración irregular, efectos del cambio climático en la migración, y los efectos en la familia, entre otros.

Por otra parte, mencionó que si bien los gobiernos tienen una responsabilidad con sus ciudadanos, también las organizaciones de sociedad civil y la misma sociedad deben tomar parte en la solución de los problemas.