•  |
  •  |
  • END

La política de hermandad y el llamado a la integración de los países de la región centroamericana que ha venido expresando la Unión Europea, para algunos organismos no es más que una estrategia para garantizar su dominio en los mercados de los países del istmo centroamericano.

Analizar las normas que rigen las políticas de comercio entre los países de la región y su vínculo con la Unión Europea es uno de los aspectos que trata el Centro de Servicios de Cooperación para el Desarrollo (KEPA), por sus siglas en inglés, y el Centro Humboldt en una reciente publicación titulada, “La Política de Comercio Europea: Desintegrando Regiones”.

Según Tania Vanegas, oficial de Comercio del Centro Humboldt, lo que pretenden compartir es cómo la política comercial de la Unión Europea está afectando los procesos de integración, que se han impulsado en varios países desde hace muchos años.

Doble discurso de la UE

“La política de la Unión Europea es demasiado agresiva, consideramos que tiene un doble discurso, porque por un lado promueve la apertura de las fronteras (de los países de Centroamérica) para protegerlas de empresas extranjeras. Por ejemplo, de Estados Unidos, Japón u otras potencias económicas fuertes”, expresó Vanegas.

En la publicación, indican que la UE exige que al menos el 80% de sus exportaciones agrícolas e industriales puedan ingresar sin pagar ningún arancel a los países o regiones socias.

“Parte de la política agrícola de la Unión Europea está proyectada para apoyar principalmente a sus productores, y eso causa una competencia desleal, con el precio internacional de algunos productos”, indicó.

Asimismo, señaló que en países como Nicaragua, el mal subsidio a la producción hace que los costos de los mismos sean más altos.

Fortalecer su sistema económico

Por otra parte, expresó que en los acuerdos de asociación, uno de los principales objetivos de la UE era fortalecer el proceso de integración de los países de Centroamérica, pero que no se reconoce dicho proceso como parte de la negociación del acuerdo.

“En UE, los centros de negociaciones reconocen a toda Europa, el caso de CA no se vincula a las seis repúblicas, pero no se ve a la integración como una parte titular del acuerdo de asociación en las políticas comerciales”, explicó.