•   LEÓN  |
  •  |
  •  |
  • END

El hundimiento de tierra y el desprendimiento de material rocoso en áreas laborales y de explotación en la mina Santa Pancha, jurisdicción de Malpaisillo, en el departamento de León, es una situación que mantiene alarmados desde hace una semana a los trabajadores y vecinos aledaños a dicha empresa.

Con el desprendimiento de tierra ayer en horas de la madrugada, la preocupación de los mineros incrementó aún más. Se hundió una caseta en el área del taller mecánico, donde laboran de forma permanente al menos 20 trabajadores. Además, se registran severas fisuras en las paredes y en la tierra.

Los representantes de la empresa minera argumentan que se trata de una situación normal, y han obligado a los trabajadores a seguir laborando en las áreas subterráneas, sin embargo, ayer, Francisco Bolaños, representante del Departamento de Seguridad e Higiene del Ministerio del Trabajo, Mitrab, recorrió las áreas de la empresa y sostuvo una reunión con representantes de los tres sindicatos de la mina.

“Exigimos a la gerencia el cierre inmediato del área de la galería que ha presentado hundimiento. Además, solicitamos al Mitrab que realice un estudio in situ para que valorar la situación real que estamos atravesando los trabajadores”, afirmó Víctor Manuel García Gutiérrez, secretario de organización del Sindicato de Trabajadores “Pedro Roque Blandón”, en Malpaisillo.

“Zona de peligro”

Según el sindicalista, “estamos laborando en una zona de peligro, y la situación más preocupante es la que atraviesan los obreros del área subterránea, quienes tienen que laborar forzosamente a pesar del temor de quedar sepultados al producirse un nuevo derrumbe”, denunció García, tras agregar que la gerencia amenazó con correr a los trabajadores que abandonen sus puestos laborales.

Otro trabajador y ex dirigente sindical, Luis Vega, expresó que el hundimiento de la tierra también afecta a las propiedades vecinas de la empresa.

“Son huecos grandes de 8 a 10 metros de longitud y de 400 metros de profundidad. A esto se suman grandes fisuras subterráneas por la sobreexplotación del yacimiento minero”, mencionó Vega, tras afirmar que después de tantos años de explotación, se presentan los primeros resultados negativos.

En dicha empresa laboran alrededor de 200 trabajadores, y al menos unos 30 ejercen funciones en el área subterránea.

Ante la alarma de los obreros, el mayor Gustavo Ramos, jefe de Defensa Civil en León, manifestó que aún no han visitado el lugar, pero que los derrumbes ocurridos en los últimos días se deben a situaciones comunes en este tipo de empresas.

La gerencia de la empresa Santa Pancha, en Malpaisillo, se ha negado a brindar declaraciones a los medios de comunicación.