•  |
  •  |
  • END

Los líderes religiosos que manifestaron su preocupación por los robos y amenazas perpetrados en contra de los obispos Silvio Báez y Jorge Solórzano, ayer no atendieron llamadas y no facilitaron entrevistas, luego que la Policía Nacional diera oficialmente por aclarado el hurto contra este último, y el presidente Daniel Ortega subestimara la denuncia de los sacerdotes.

Las autoridades policiales detuvieron a Roberto José Sevilla, alias “el Canadiense”, de 50 años, quien se desempeña como conductor en el Centro de Rehabilitación “Como las Águilas”, quien “desapareció” la información de la computadora de monseñor Solórzano.

Lo raro del caso es que tampoco el autoinculpado pudo vender la Laptop, a pesar de que contó con más de 10 días para hacerlo. Al final, lo único robado fueron los archivos del miembro de la Conferencia Episcopal.

El silencio de los religiosos siguió a las declaraciones del mandatario la noche de este miércoles durante una graduación de oficiales de la Policía, donde aprovechó para subestimar y burlarse del robo de computadoras a los obispos. Ortega dijo que a su asesor, Paul Oquist, le robaron la suya y no se le ocurrió pedirle a la Policía que investigaran a “la embajada yanqui”.

Ahora hasta diputados y funcionarios

La Policía ha descartado que el hurto en contra del religioso haya sido ejecutado con fines de espionaje político. La comisionada mayor Glenda Zavala, jefa de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), aseguró que a nivel nacional --desde 2007 a la fecha-- han recibido 2 mil 769 denuncias de pobladores a quienes la delincuencia los ha despojado de sus computadoras.

“Han estado afectadas unas 3 mil 58 computadoras. Las personas afectadas han sido desde funcionarios de gobierno, hasta diputados, estudiantes, algunos centros de estudio y empresas; también policías hemos sido afectados en este tipo de robos. Sólo Managua registra 2 mil 116 denuncias de robos, donde han sido afectadas computadoras”, señaló la jefa policial.

Zavala dijo que las computadoras y los celulares son los artefactos más buscados por la delincuencia. “Hay un modo de operar para robarle la computadora a las personas, (ellas) han estado en sus casas, en su porche trabajando, y de repente pasa alguien te intimida y se te lleva la computadora; así también como el chapeo de vehículos, porque hay descuido de las personas que dejan la computadora en los asientos a la vista de los delincuentes”, indicó.

Sobre la denuncia por robo y amenazas que hizo monseñor Silvio Báez en la Policía del Distrito Cinco, los agentes del orden siguen investigando, pero no cuentan con mayores pistas que los lleven con el paradero de los maleantes.