•  |
  •  |
  • END

Como regalo de Navidad, los magistrados orteguistas de la Corte Suprema de Justicia y tres magistrados arnoldistas sobreseyeron de manera definitiva a los involucrados en la quiebra del Intercontinental Bank, Interbank, argumentando extinción de la acción penal al aplicar la Ley 715 (Ley de Plazo Fatal), en causas pendientes del Código de Instrucción Criminal.

El proyecto estuvo suspenso unos meses, después que en septiembre los conjueces se marcharan de la Corte y sólo alcanzaron a firmar el del Banco Nicaragüense de Industria y Comercio, Banic.

Al ingresar de nuevo a sus labores, a los magistrados arnoldistas había que “convencerlos” para firmar dicho proyecto, por eso la sentencia fue notificada hasta esta semana.

Los limpiados definitivamente fueron: José Félix Padilla Mejía, Manuel Cabrales Aráuz, Allan Abarca Mendoza, Francisco Somarriba Pérez, Francisco López Pérez, Pedro Robleto, y los hermanos Ramón y Saúl Centeno Roque, quienes fueron procesados por los delitos de estafa y defraudación en perjuicio del Interbank.

Los hermanos Centeno Roque ahora tienen oficinas en los alrededores del Parque El Carmen, donde funcionan oficinas y negocios del FSLN.

Además, se sobreseyó a Brenda Chamorro Guillén, Robin Cuadra Quintana, Julio César Avilés, y a los hermanos Centeno Roque por el delito de asociación e instigación para delinquir en perjuicio del Interbank.

Según el expediente judicial, esta entidad bancaria quebró tras varios préstamos millonarios sin garantías otorgados a los grupos Consagro y Conagra, ligados a los hermanos Centeno Roque, entre otras operaciones fraudulentas.

“La Pirámide del Ahorro”, que era el eslogan del Interbank, fue declarada en quiebra oficialmente en 2000, y después de 10 años no hay ni un solo condenado por las millonarias pérdidas del banco, ya que sus directivos --algunos funcionarios del gobierno actual-- nunca fueron procesados.

En casación desde 2006

Estos personajes habían sido sobreseídos definitivamente en abril de 2002 mediante sentencia dictada por el Juzgado Segundo Distrito del Crimen de Managua, pero fue apelada.

En junio de 2006, la Sala Penal Uno del Tribunal de Apelaciones de Managua confirmó el sobreseimiento, y la fiscal María Sevilla recurrió de Casación, y fue resuelto hasta este año, una vez que entró en vigor la Ley 715 (Ley de Plazo Fatal).

La Ley 715 entró en vigor el 23 de diciembre de 2009, y manda que los jueces y tribunales se pronuncien en 10 días, una vez entrada en vigor dicha ley. Transcurrido ese tiempo, tiene 24 horas para declarar extinta la acción penal.

“Se sobreseen definitivamente en virtud de haberse extinguido la acción penal a los procesados… ”, reza la sentencia.

Los que firmaron la sentencia fueron Alba Luz Ramos, Juana Méndez, Francisco Rosales, Yadira Centeno, Ligia Molina, Marvin Aguilar, Armengol Cuadra y Rafael Solís, más los liberales Antonio Alemán, Edgar Navas y Damicis Sirias.