Rafael Lara
  •  |
  •  |
  • END

El terrorismo, el narcotráfico y el lavado de dinero son temas que en las fronteras son prioridad por encima de los derechos humanos, mientras se criminaliza la mano de obra y se incrementa la xenofobia contra los trabajadores migrantes.

Ese es el planteamiento que hacen representantes de organizaciones de derechos humanos y sindicatos, al analizar el problema de los migrantes.

El doctor Gonzalo Carrión, Director del Área Jurídica del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, dijo que en 2010 abordaron al menos una docena de quejas, no sólo de extranjeros que sufrieron abusos por parte de las autoridades nicas, sino también de nicaragüenses denunciantes de abusos en otros países, como Estados Unidos, México, Francia, España y Costa Rica.

“Se observa en ocasiones una sobreprotección de fronteras, que es contradictorio con los derechos humanos”, comentó, y agregó que con la aprobación de las nuevas leyes nicaragüenses en materia de defensa y seguridad nacional, todo indica que se dará mayor facultad al Ejército para actuar contra los migrantes indocumentados en las zonas fronterizas, algo que en otros países es una potestad de autoridades policiales especializadas.

Señaló que entre las denuncias contra las autoridades de migración, tanto internas como en el exterior, se practican detenciones injustificadas, represivas y las personas son encerradas en condiciones denigrantes, vulnerando su dignidad, e incluso, separando a familias completas.

Carrión manifestó que el fenómeno de la migración tiene que ver con las situaciones de pobreza sin opciones laborales y la ausencia de políticas sociales en los países, por esto y a pesar de la masacre de migrantes en México, ni leyes como las de Arizona, ni la xenofobia en Costa Rica han detenido el éxodo.

Éxodo a países de donde emigran

“Lo peor es que estamos en tan malas condiciones en Nicaragua, que incluso nuestros conciudadanos van a trabajar a lugares como Guatemala y El Salvador, que son también países cuyos ciudadanos buscan mejor vida en México y Estados Unidos”, alegó el representante del Cenidh.

Miguel Ruiz, Secretario General de la Confederación Sindical de Trabajadores “José Benito Escobar”, CST-JBE, afirmó que hay muchos esfuerzos por parte de las organizaciones sindicales tanto de Nicaragua como de la misma Costa Rica, por exigir los derechos laborales de nuestros compatriotas en el vecino país del sur, que es el punto de mayor migración en Centroamérica.

“El 90 por ciento del trabajo en el sector agrícola en Costa Rica está en manos de nicaragüenses, pero aún son muy vulnerables en tanto al cumplimiento de los empleadores con los derechos laborales. Sólo en el cantón de Upala, provincia de Alajuela, hay 30 mil en las fincas de piñas”, expresó Ruiz.

Según el sindicalista, durante la temporada agrícola se estima que ingresan a Costa Rica 30 mil nicaragüenses para laborar en los cortes de caña de azúcar, piña, banano y café. En algunas de estas fincas, principalmente en las de piñas, hay muchos accidentes durante el proceso de corte, traslado y procesamiento.

Asimismo, otra gran parte de los trabajadores de la construcción son nicaragüenses, a un nivel de nueve nicas por cada costarricense. Otros sectores en los que predominamos son el doméstico, el de servicio en turismo y empresas de vigilancia.