•  |
  •  |
  • END

La confusión en los datos oficiales sobre la matrícula escolar 2010, demuestra la necesidad de una auditoría en los registros de inscripción anuales, consideró el ex ministro de educación Miguel Ángel García.

Durante la semana pasada, la primera dama de la República, Rosario Murillo, apuntó que la matrícula oficial correspondiente a este año fue de 1.2 millones de niños y adolescentes, sin embargo, dos días después, el viceministro de Educación, José Treminio, corrigió los datos brindados, exponiendo que la matrícula superó los 1.6 millones de escolares en todas las modalidades educativas.

Para el ex ministro García, ante estos “errores” en los datos, la población nicaragüense no puede tener ninguna garantía de que la información brindada por el representante del Ministerio de Educación, Mined, sea correcta.

García expresó a END que en caso de ser exactos los datos proporcionados por Murillo, Nicaragua estaría frente a una reducción en la matrícula.

Baja potencial de desarrollo
“Una disminución en la matrícula escolar y en la retensión de los niños y jóvenes en las escuelas para la culminación de su año escolar afecta terriblemente el futuro del país, ya que se reduce el potencial de la juventud”, indicó García.

La matrícula inicial en 2009, según las cifras de un resumen de datos estadísticos del Mined, fue de un millón 499 mil 783 estudiantes de 3 a 17 años, lo que representó el 74.6 por ciento de la población en edad escolar del país.

En 2008, la cantidad de matriculados fue 1 millón, 528 mil 154 estudiantes, equivalentes al 75.7 por ciento. Murillo, aseguró que la matrícula de este 2010, fue de un millón 200 mil alumnos.

Cifras de fábula  

“Es necesario que una institución creíble realice una auditoría de matrícula para saber cuáles son las cifras exactas de niños y jóvenes que se matriculan, cursan y culminan un año escolar”, sugirió.

Según García, de los 1.6 millones de escolares en todas las modalidades educativas que el viceministro Treminio aseguró que conforman la matrícula de 2010, aproximadamente unos 300 mil pertenecen a escuelas privadas.

“Estas son cifras de fábula porque no son acordes con la realidad nicaragüense. Además hay un poco más de 300 mil que no participan de forma alguna en el presupuesto del Mined porque son de colegios privados, así que no son responsabilidad del Ministerio”, detalló.

De acuerdo con García, se requiere aumentar los esfuerzos para lograr una matrícula anual que represente un porcentaje significativo de los niños y adolescentes en edad escolar.

A la vez, destacó que una auditoría de matrícula también serviría para saber la correspondencia entre el número de maestros, que según el Mined es de 48 mil en el sector público y el número de alumnos, con el fin de conocer la calidad de la educación y en qué se debe mejorar.

Por su parte, el economista Adolfo Acevedo señaló que “para evaluar objetivamente avances y problemas, se debe basar en estadísticas, tales como tasas brutas y netas de matrícula, repetición, deserción, inversión por alumno, tasa de sobrevivencia al sexto grado, tasa de culminación primaria, número de alumnos por maestro, entre otros, pero desde hace un par de años el Mined dejó de publicarlas”.