•  |
  •  |
  • END

Han transcurrido cuatro décadas desde que el municipio de Ciudad Sandino, primeramente llamado Open I (1970), acogió a decenas de personas provenientes de “Miralagos”, La Tejera, Quinta Nina, Acahualinca y otros; ubicado a orillas del lago Xolotlán, tras el penumbroso desborde de sus aguas que cubrió las humildes casas hechas con plástico negro y cartón, y cuyos habitantes terminaron en los primeros terrenos de lo que ahora es Ciudad Sandino.

Las casitas débiles de “Miralagos”, ubicada en la zona costera, quedaron cubiertas de agua, por lo menos a medio metro de altura el nueve de octubre de 1970.

Alrededor de ocho mil personas componían el humilde vecindario de “Miralagos”, de los cuales se estima que en su mayoría fuesen niños y mujeres procedentes de departamentos del norte (Matagalpa y Jinotega), buscando dónde establecerse y tropezaron con el oscuro drama.

Traslados llevaban consigo carencias
Fue entonces que delegados del Ministerio del Distrito Nacional, (mandados por el general Anastasio Somoza) iniciaron una campaña masiva de sensibilización hacia los lugareños de Miralagos, pese a la desgracia que se vivía entonces, los ciudadanos cedieron al llamado y lograron ser reubicados en lo que se llamaba el Open I, donde habían al menos 15 familias que habitaban en los lotes de entrada cerca de carretera nueva a León.

Desde entonces miles de carencias perturbaron a los lugareños de los Open I y II, campo algodonero de la familia Blandón hasta 1969. El agua debía ser comprada en los Blandones, lugar donde funcionaban piscinas, canchas deportivas y gimnasio, donde llegaban personas de altos estratos económicos.

Doña María González, quien habita en el municipio desde hace 30 años, recuerda lo que fue el drama que vivió durante su estancia en el municipio, “venir a Ciudad Sandino significaba para mí tener mi propia casa y ser independiente de mi mamá, yo estaba joven y tenía una niña, pero al llegar aquí lo único que quería era estar muerta”, manifestó con gesto risueño.

Nuevo comienzo
En 1995 el Comité Distrital para el Desarrollo solicitó la aprobación de una ley que eleve el distrito al rango de municipio, argumentando factores geográficos y socioeconómicos.

El proyecto de ley fue sometido a la Asamblea Nacional y antes de su discusión, en octubre de 1998, otra vez las orillas del lago Xolotlán se inundaron debido al paso del huracán Mitch. Otras siete mil personas se trasladan a Ciudad Sandino y nace el asentamiento Nueva Vida, en el costado oeste.

El 15 de diciembre de 1999 se aprueba en el Parlamento la Ley número 329, donde se crean los municipios de Ciudad Sandino y El Crucero, la que es publicada en La Gaceta y entra en vigencia el 19 de diciembre del mismo año.

Eclosión económica
El nombre de Open I fue cambiado a Ciudad Sandino luego del triunfo de la Revolución en 1979. En la actualidad es notorio el auge económico que tiene el municipio, con la conformación de pequeñas empresas de servicios públicos, comiderías, el repunte del mercado municipal y grandes negocios que ofrecen artículos mobiliarios.

De igual manera es visible el crecimiento en cuanto a infraestructura lineal y vertical, tanto en edificios privados como públicos. La población se estima que sea de cien mil personas, cuenta con una capacidad organizativa amplia, y población productivamente activa, laborando la mayor parte en el departamento de Managua.

Referencias patrimoniales
Entre las características pintorescas prevalece una población muy alegre, existen muchos grupos de danza y hay diversos lugares de referencias como la Plaza de los Cabros (plaza municipal), el estadio de la zona 8 y la entrada del monumento de Augusto C. Sandino.

La zona urbana representa el 90% del territorio, dividido en doce zonas y trece asentamientos. Existen en el sector siete unidades hospitalarias, entre puestos de salud y un hospital primario de 30 camas, no hay déficit en cuanto a unidades médicas se refiere, sin embargo, existe vulnerabilidad en la calidad del servicio, ya que las unidades mencionadas no poseen los medios adecuados para cubrir las demandas de la población.

Según estudios de la alcaldía municipal, el 69.19% de las vías con que cuenta el sector permanecen en constante deterioro, pese a la fragilidad de las calles. Tomando en cuenta que para el recién período lluvioso se destruyó casi 15% de calles adoquinadas.

Seguridad
Silvio Guerrero, quien habita en el municipio desde hace 25 años, manifestó: Nosotros somos dichosos de contar con todos los recursos sociales, y somos gente que nos gusta progresar, desde que vivo aquí han habido grandes cambios positivos.

Sin embargo, Guerrero dijo que en aspecto de seguridad el municipio está minado de delincuencia y hay que andar con mucho cuidado en las calles e incluso en casa, porque a cada rato hay robos.

Cabe señalar que en el último informe presentado por autoridades de la Policía del Distrito Diez, las estadísticas de actos delictivos han aumentado este año comparado con 2009.

Según el subcomisionado de la Policía, Carlos Espinoza, los aspectos de seguridad en el municipio van a mejorar y está reflejado en la última estadística de seguridad ciudadana... no podemos frenar de golpe a la delincuencia pero la seguimos combatiendo.