•   Jinotega  |
  •  |
  •  |
  • END

Con la presencia de centenares de feligreses que abarrotaron la Catedral San Juan, de Jinotega, este sábado, monseñor Carlos Enrique Herrera, Obispo de la Diócesis de esta ciudad, aprobó y promulgó el Primer Sínodo Diocesano.

La solemne Eucaristía fue presidida por el Nuncio Apostólico, monseñor Henryk Jozef Nowacki, representante del Vaticano en Nicaragua, así como por el clero en pleno.

“Quieren opacar la presencia de Dios”
“Ante un ambiente tan convulsionado por tantas corrientes que quieren opacar la presencia de Dios, hoy es un día muy especial para nuestra Diócesis, porque acercándonos al 20 aniversario de haber sido elevada a ese grado por el papa Juan Pablo II, la promulgación del Primer Sínodo es signo de crecimiento en el camino de la fe cristiana hasta llegar a las imposiciones pastorales”, dijo monseñor Herrera.

El proceso para el Primer Sínodo se llevó a cabo en tres etapas y concluyó en octubre de este año con la elaboración de un documento compuesto por 20 temas.

La actividad se realizó en asambleas a las cuales asistieron 120 representantes de todas las parroquias --entre laicos, sacerdotes, pastorales juveniles y profesionales--, quienes dieron sus aportes para redactar el documento que será como el nuevo código de la diócesis.

El decreto fue leído por el Vicario General de la Diócesis, monseñor Eliar Pineda Úbeda, y el documento fue finalizado el 6 de octubre en San Rafael del Norte, Jinotega.

El documento entrará en vigencia el 20 de marzo de 2011, fecha en que se conmemora el vigésimo primer aniversario de Fray Odorico D´Andrea.

Además, el escrito se enviará al Arzobispo de Managua, monseñor Leopoldo José Brenes, al Nuncio Apostólico y a la Conferencia Episcopal de Nicaragua.

En el documento se exhorta a los sacerdotes, religiosos y religiosas, seminaristas, laicos y a cuantos integran los movimientos, a llevarlo a la práctica. Las nuevas disposiciones van desde utilizar los recursos humanos, cómo trabajar más organizados, hasta lo que tiene que ver con la renovación espiritual.

¿Qué es un Sínodo Diocesano?
La palabra Sínodo viene del griego “sin”, que quiere decir con, y de “odo”, camino. Se trata, entonces, de hacer un camino común, caminar juntos. El Sínodo Diocesano es la instancia para que la Iglesia entregue su aporte a la conducción pastoral de la Diócesis.